Aun no he tocado este tema en el blog, y no se bien porqué. He sido adicta al trabajo pero me he dado cuenta que es muy necesario aprovechar las vacaciones para descansar, tomarse unos días de relax y desconectar tanto de la vida diaria como del trabajo y las redes sociales.

Y hoy quiero contarte cómo he vivido mis primeras vacaciones desde hace más de 10 años sin tener que pensar en el trabajo, las tareas pendientes y gestionar incidencias, algo que veía imposible unos meses atrás, antes de superar la ansiedad.

¿Te gustaría conocer mi experiencia?

Cuando además de bloguear tienes un trabajo con responsabilidad y que te ocupa muchísimo tiempo día a día, se hace muy complicado poder gestionar tus vacaciones sin separarlas de tu rutina diaria.

Vacaciones: cómo desconecté

Por ello hoy quiero contarte cómo he conseguido llegar a desconectar durante 5 días, ya no sólo del trabajo, sino del blog y prácticamente del mundo. Y esto ha traído una consecuencia con la que me siento muy rara: me siento mucho más relajada tanto en el trabajo cómo en casa, y eso se nota.

Para poder disfrutar de tus vacaciones al 100% te diré que 
¡No lo cuentes!

 

¿Cómo desconectar en vacaciones siendo bloguera?

La inmensa mayoría de lectores de este blog no se ha percatado de mi ausencia, debido a que me tome el trabajo de programar algunos posts con bastante antelación para que tanto el lunes como el jueves se publicase una entrada. Además, cómo sabía que no iba a tener mucha conexión a internet por falta de datos, programé la publicación de los mismos en mis redes sociales por lo que mi ausencia apenas se notó en este sentido.

En cuanto a mi perfil de Facebook y Twitter tampoco dije nada, como ya comenté en su momento, desde hace tiempo publico lo justo y necesario de mi vida privada, después del viaje ya mostré alguna foto a través de mi cuenta de instagram, pero no hice mucho más.

Tras unos días de vacaciones estupendos, solo puedo decir #parisjetaime #volveremospronto #elblogdenika

Una foto publicada por Nika (@nikahia) el

Bien, como bloguera estaba todo preparado para disfrutar de mis días libres pero me quedaba lo más complicado, lo que realmente veía imposible tiempo atrás…

 

¿Cómo separar la vida laboral y las vacaciones cuando eres adicto al trabajo?

En una de las sesiones, hablando con la psicóloga que trataba mi ansiedad estuvimos hablando de este tema y se puso muy sería conmigo.

Tienes que aprender a desconectar, y estando disponible las 24 horas para tu trabajo, nunca lo conseguirás.

Da igual que seas trabajador por cuenta ajena o autónomo. Si no te tomas unas vacaciones, la carga laboral y el exceso de responsabilidad puede llegar a hacerte mucho daño a nivel psicológico. Y aunque sean unos días al año, tienes que hacerlo.

En mi caso, y casi por obligación, hace un tiempo enseñe a realizar las tareas básicas de mi trabajo a una compañera, por lo que sabía que iba a irme tranquila, al menos en ese área.

Si tus tareas son muy importantes y eres el único experto en ese área, enseña a alguno de tus compañeros las funciones más básicas. Así si te tienes que ir de vacaciones, o enfermas, sabrás que hay alguien que puede sustituirte.

Aún así, pensé en llevarme el portátil y tenía el 100% de seguridad de llevarme el móvil de empresa. “Por si acaso”, me dije. Pero mis compañeros me dijeron: “ande vas loca”, “disfruta de las merecidas vacaciones y deja el ordenador aquí”, así que no me lo pensé mucho y les hice caso.

Respecto al móvil del trabajo, iba a llevármelo pero al final pensé, “Si no voy a tener cobertura/datos, ¿para que voy a ir cargada?”. Y acabé dejándolo en la oficina, gracias en parte a ello y a la insistencia de mis compañeros.

No te lleves el trabajo ni nada que te recuerde a él en tus vacaciones. Lo que tengas que hacer lo harás a la vuelta, ¡No se va a hundir la empresa porque desconectes unos días!

Así que en materia laboral estaba lista y preparada para disfrutar de unos días de descanso, aunque faltaba lo más importante…

 

¿Cómo mantener tu mente alejada del trabajo en vacaciones?

La semana pasada te conté algunos trucos para cargar las pilas a diario, que sin duda podemos aplicar durante nuestras vacaciones. Pero la mente es impredecible, por lo que si no trabajamos con ella, podemos llegar a sufrir muchísimo al alejarnos del mundo laboral durante unos días.

Para alejar el trabajo de tus vacaciones, tienes que tener muy claro que hay que trabajar para poder vivir, y no vivir para trabajar.

Porque la vida es eso que pasa mientras estás trabajando y si no puedes disfrutar de todo lo que la vida puede ofrecerte (ya no te hablo de tus momentos de ocio, sino de tu vida familiar) sólo porque tu mismo te impones trabajar en jornadas imposibles, nunca serás capaz de desconectar.

Por lo que para entrenar nuestra mente, te propongo un reto de aquí a tus vacaciones de verano: divide tu día a día en tres partes, y procura dedicar el mismo tiempo a cada una de ellas: trabajo, ocio y descanso. Sé que es difícil conseguir dedicar puramente estas horas a diario en todas las áreas, pero no te quites horas de descanso o de ocio para aumentar tu jornada laboral, te perjudicará más de lo que crees.

Recuerda que el día se compone de 24 horas: 8 horas para trabajar,
 tener otras 8 horas de ocio y por último, dormir 8 horas.

Sólo así conseguirás prepararte para cuando llegue el momento: disfrutar plenamente de tus vacaciones y poder decir sin lugar a dudas:

 

¡Qué bien lo pasé! ¡Desconecté de verdad!

 

¿Qué te ha parecido este post? ¿Has tenido verdaderas vacaciones en los últimos tiempos? ¿Qué sentiste cuando desconectaste por primera vez después de tanto tiempo? Por último, ¿Te gustaría que te hablase de mi aventura en París?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies