Hace apenas un mes compartí el relato anterior. Cómo siempre, la mayoría de los comentarios  fueron estupendos ya que a todos los lectores del blog les gusto y muchos decían “me he quedado con ganas de más”. Cómo con los anteriores, voy a estudiar alargarlo y para próximas entradas sobre relatos lo iré mostrando, así que mantente atent@ 🙂

Hoy comparto un nuevo texto, este lo escribí por 2008/2009, y lo titule “Hay que parar este tipo de situaciones”. En ese tiempo tenía reciente el tema de la violencia de género (lo estudié en la asignatura de criminología en la uni) y con este texto mi intención es denunciar este tipo de situaciones, que pasados unos años sigue dándose, y NO FOMENTARLO.

Y no hay mejor manera que mostrarlo el día después al Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que se estableció el 25 de Noviembre (en homenaje a las hermanas Mirabal asesinadas en 1960) por la Asamblea General de las Naciones Unidas en su resolución 54/134 el 17 de Diciembre de  1999.

Por último, ¿Te animas a conocer este relato? Si la respuesta es afirmativa, dale a leer más. Desde aquí espero que te guste y que me dejes tus impresiones en los comentarios.

 Relato – Hay que parar este tipo de situaciones

Ring, ring… El teléfono no deja de sonar, y Elia yace inconsciente en el suelo. De repente una ráfaga de aire mueve las cortinas, alguien se dejó la ventana abierta…

Quince minutos antes en la habitación se respiraba amor, felicidad. Andrés estaba preparándose para el gran momento que vendría a continuación, iba a pedirle matrimonio a la que había sido su novia desde hacía ya diez años. Sonriente, sale hacía el salón, esperando ansioso que ella abriera la puerta.

En ese instante suena un mensaje de texto en su teléfono movil, es de Elia. Ansioso lo abre y lee perplejo el contenido “Hola mi vida, está tarde no podremos vernos, Andrés quiere hablar conmigo. Estoy deseando el momento de nuestro reencuentro, te quiero”.

Lejos de agobiarse, Andrés se encuentra tranquilo, pensativo, dubitativo. No sabe que dirá al encontrarse con ella, pero si sabe que no habría ningún tipo de compromiso… ya que el amor que sentía hacia ella, había desaparecido.

– Buenas tardes Elia. ¿Qué tal mi vida? ¿No te habrá estropeado ninguna actividad que te avisara para hablar?

– Tranquilo mi amor, no. Sólo que estoy algo cansada.

Tras una conversación llena de engaños por parte de ella, gritos y más gritos se suceden, se lanzan acusaciones varias hasta que se oye un golpe seco añadido a un “mentirosa”.

Ring, ring… El teléfono no deja de sonar, y Elia yace inconsciente en el suelo. De repente una ráfaga de aire mueve las cortinas, alguien se dejó la ventana abierta… debajo, sobre la acera, se encuentra Andrés mientras un brote rojo nace de su cabeza.

24 pildoras positivas para aumentar tu autoestima y la seguridad en ti misma

Suscribete a la newsletter y recibe contenido exclusivo.

Sólo por suscribirte recibirás las 24 píldoras positivas para aumentar tu autoestima y la seguridad en ti misma.

Consentimiento

¡Gracias por suscribirte a la newsletter! Recuerda confirmar tu correo electrónico y añadir la dirección a tu lista para no perderte nada ;)