Llevo mucho tiempo hablando sobre positividad y negocios.

Tanto que, ya no recuerdo si la primera vez que lo hice en el blog fue en uno de mis famosos lunes positivos. En algún post especial con invitadas. O simplemente, surgió así porque así.

Pero lo que si que recuerdo fue que, de hecho, hubo una época en la que me llamaron ilusa por querer acercar la positividad, el positivismo, el optimismo o como quieras llamar a la actitud con la que te enfrentas a diario en tu día a día al mundo del emprendimiento.

Sí, soy una ilusa, pero tenía una meta con la que he conseguido unificar dos de mis grandes pasiones. Y, además, ganarme la vida con ello: unir el positivismo al mundo de los negocios.

Porque a cabezona no me gana nadie y, creo firmemente que ambos términos están hiper relacionados.

Tanto, cómo el aire que respiras.

positividad y negocio

Razones por las que el positivismo y los negocios están relacionados.

La primera que quiero que tengas en cuenta es que la actitud que tengas hacia tu negocio, te ayudará mucho más de lo que piensas.

Porque la mentalidad es lo más importante cuando tienes tu propio negocio. Incluso más que llegar a fin de mes con lo que facturas.

Empieza a darte cuenta que, si no cuidas tu mente, si no trabajas tu mentalidad, sobre todo, cuando emprendes y no tienes ningún equipo en el que apoyarte, si surge algún problema o imprevisto, te puede afectar y mucho.

Lo segundo, decirte que lo siento mucho si te han hecho creer que no era así. Déjame decirte en este caso que te han mentido y mucho.

Y aunque argumenten de mil formas posibles, al igual que a mi la primera vez que intenté plantear a un grupito la unión de la positividad con el emprendimiento, que es posible que ver con una mirada positiva lo que haces en tu día a día no te de ni para pipas, esta actitud es eso que algunas llaman ser proactiva y puede ayudarte a solventar determinados problemas que surjan, y buscar soluciones.

Por último, grábate a fuego que menos te va a dar dejarte llevar por la rabia, el cabreo y/o el odio. Es muchísimo peor quedarte de brazos cruzados en vez de tomar acción y salir adelante.

Porque una mentalidad positiva, es la clave para actuar, tomar las riendas y luchar por todo aquello que quieres conseguir con tu negocio.

Y si no la cuidas, puedes ganar toda la pasta del mundo, pero, siempre estarás estresada, cansada, agotada y te acabarás quemando con lo que haces, llegando al punto de querer mandarlo a freír espárragos y, buscarte la vida de otra forma.

¿Qué es la positividad en el mundo de los negocios?

Lo primero, déjame decirte una cosa.

La positividad, no es vivir constantemente en el mundo de yupi e ignorar lo que sucede en tu vida. Porque los imprevistos existen y las cosas malas pasan, la gente se muere, las empresas quiebran, te pueden despedir y puede desatarse una pandemia mundial que cambie el orden de las cosas durante más de un año y medio.

Porque cuando pasan estas cosas, hay dos formas de tomarse estos sucesos «negativos».

La primera, es regodearte en lo malo, y es algo totalmente lícito. El problema de ello, es que si te quedas demasiado tiempo ahí, puedes hundirte. Y dejarte llevar por esos sucesos y entrar en una espiral de negatividad y queja que te lleve a la depresión.

En la segunda es donde entra en juego la positividad tal y cómo yo la veo.

Porque para mi, ser positiva es tomar el toro por los cuernos y, enfrentarte a todo ello, buscando soluciones y, vivir. Siempre de la mejor forma que puedas, con lo que tengas y sobre todo, buscar mejorar de forma constante.

¿En qué te ayudará la positividad con tu negocio?

Por eso, cuando tienes un negocio online, enfrentarte a tu día a día con optimismo te ayudará a:

  • Sentirte motivada.
  • Sentir que tu propósito merece la pena.
  • No tirar la toalla a las primeras de cambio.
  • Crear y mantener una mentalidad emprendedora adecuada.

Y por qué no, a conseguir una mentalidad emprendedora de éxito.

Porque lo que crees, lo creas.

Y si cuidas tu mente, será más fácil no sólo vivir, sino triunfar en la jungla que es el mundo de los negocios.

Ahora, está en tu mano optar a una de estas dos opciones:

Puedes quedarte ahí tirada, sin hacer nada, quejándote por odiar la vida laboral que llevas. Vivir en el bucle eterno en el que sólo deseas que llegue el viernes para tener un poquito de «libertad». Sin olvidar que pasarás todo el año deseando que lleguen las vacaciones de verano. Unos días para hacer «algo diferente» y dejar de ver las caras de la gente que, a veces ni te aporta ni te importa.

También puedes tirar para adelante, con coraje, valentía y actitud para sacar adelante tu idea de negocio.

Si optas por esto último, vente al reto Reprograma tu mente emprendedora, que será los días 21, 22 y 23 de julio y en el que trabajaremos de forma concisa y clara para que el optimismo, la positividad, el foco, la claridad de ideas y tu valor, salgan fortalecidos.

Puedes unirte aquí:

7 pasos

Suscribete a la newsletter y recibe contenido exclusivo.

Sólo por suscribirte recibirás el checklist con los 7 pasos para fluir con tu negocio.

Consentimiento

¡Gracias por suscribirte a la newsletter! Recuerda confirmar tu correo electrónico y añadir la dirección a tu lista para no perderte nada ;)