Hace tiempo que quiero hablarte de este tema en los Lunes Positivos. Pero no ha sido hasta hoy que me he decidido a hablarte de la pornografía emocional. Y es que a veces contamos muchas cosas de nuestra vida en las redes sociales, pero ¿hasta que punto esto es bueno?

¿Qué es la pornografía emocional?

Quizás no te suene esta palabra, de hecho, creo que ni siquiera está acuñada ni definida por nadie con el sentido que yo la doy. Por lo que es todo un atrevimiento por mi parte hablarte de ello, aunque ya he hablado de ello en alguna ocasión en el blog.

Según la definición que le doy, la pornografía emocional es la sobre-exposición de nuestras vidas constantemente en las redes sociales. Es decir, cuando mostramos y contamos todo lo que nos sucede, damos explicaciones por todo. Y, aunque haya personas que ni siquiera te conozcan, están enganchadas a tu historia por la facilidad que tienen para seguirla.

 

PORNOGRAFÍA EMOCIONAL

 

¿Conoces a alguien que sea así?

Por desgracia, cada día veo más personas que publican todo sin conocer las consecuencias que tiene. En mi caso, puedo decir que sobre todo al principio, alguna vez he pecado de exponer mi vida en las redes sociales, escribir algún pensamiento que otro y hablar de mis problemas y sentimientos.

Lo sé, he pecado.

Que si, es decisión de cada persona hacerlo, pero muchas veces he visto que gente que “pasa de ti”. Que ni siquiera se pone en contacto contigo para preguntarte un “Oye Nika, ¿qué tal estás? ¿Qué es de tu vida?”. Pero te sigue sólo por saber qué es lo que sucede en tu vida y aun más si alimentas el morbo, ya que te seguirán cómo si fueses un personaje de televisión.

De hecho, hace un tiempo alguien me dijo que para que mi blog tuviese más seguidores, tenía que hablar más de mi vida privada, pero sólo mostrando la cara bonita de ello. Nada de hablar del blog y sus cosas, sino que hablase de mi. Si me sigues desde hace tiempo, habrás visto que publico cosas relacionadas con los temas que aquí trato y poco más, obviamente su consejo para mi no sirve.

¿Es malo exponer tu vida al 100% en las redes sociales?

En ocasiones, esto puede ser malo. Si bien hay personas que utilizan las cosas que publicas para cotillear sobre tu vida con otras personas sin ningún tipo de maldad. Otras pueden llegar a despellejarte y utilizarlo para hacerte daño frente a otras personas. Es opción de cada uno decidir que publica y que cuenta de su vida, pero muchas veces tenemos que tener en cuenta mil factores antes de subir un comentario o foto a nuestra red social favorita, ya que este es el mal menor.

¿Qué tiene que ver esto con los Lunes Positivos?

Esta es la pregunta del millón y seguro que tu también te lo preguntas. Si he decidido hablar en el post de hoy de este tema, ha sido porque tras la lectura de varios artículos sobre el tema, la sobre-exposición de nuestras vidas en las redes sociales puede mostrar problemas internos que van más allá de contar que es lo que siente cada uno.

Hay estudios que indican que quien publica mucho sobre su vida, habla constantemente de lo que les sucede, son personas que tienen una inseguridad enorme. Al igual que otras personas son selfie-adictas, lo cual puede conllevar problemas de narcisismo. Hacer pornografía emocional en las redes sociales puede conllevar problemas mayores.

Porque tal y cómo dicen, el postureo puede acabar haciéndonos más daño del que creemos. Ya que se muestra sólo una parte de lo que sucede y es posible, (y me voy a meter en un jardín con lo que voy a decir ahora mismo), que las personas que constantemente publican su mejor cara en el mejor lugar del mundo, se sientan super vacías por dentro, necesitando la aprobación de los demás con los likes y los comentarios de los demás. Personas que realmente carecen de una vida interior rica y sana, y que creen que publicando una foto y recibiendo interacción por los demás, sus problemas se solucionarán.

¿Estás seguro de querer publicar tu vida en internet al 100%?

Y con esto, me refiero a todas las personas que pueden leer este artículo. ¿Estás seguro de publicar fotos de tus hijos, de su cole, de la ubicación donde se encuentran? Si es así, ten en cuenta los posibles riesgos que tiene para su seguridad, ya que por desgracia, una vez que se sube algo a las redes sociales, deja de pertenecer al ámbito privado y se hace público, llevando al problema de no controlar quien puede acabar teniendo esa información.

Por ello te diré sólo una cosa: ten cuidado con lo que cuelgas en tus redes sociales. Controla bien la privacidad de las fotos que pueden llegar a ver y si puedes, no expongas a los menores de edad en este mundo, porque quizás ellos no quieran estar ahí.

Pero… ¿Cómo lo controlo?

Hay veces que no se puede controlar. De hecho, hace ya mucho tiempo que las redes sociales se han instalado en nuestra vida y compartimos en ella todo lo que nos hace felices o nos entristece. Pero si queremos que nuestra experiencia en ellas sea productiva, deberíamos empezar a controlar lo que publicamos, sobre todo en el caso del que te hablaba antes, ya que los menores de edad son muy vulnerables y hay mucha maldad fuera.

 

Mi consejo: Publica lo justo y necesario, controla la privacidad y sobre todo, intenta no hacer daño a los demás y tener una experiencia sana en internet.

 

Porque hay vida más allá de las redes sociales. No dejes que la vida virtual y la pornografía emocional se coman tu vida personal y acaben con ella, ya que la vida real, es más importante que la que se muestra en las redes sociales.

Por último, si crees que este artículo puede ayudar a alguien, compártelo con esas personas, quizás pueda venirle bien.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies