Durante mucho tiempo pensé que era un fraude. Sentí que era una impostora. Que no era realmente quien decía ser. Y en parte tenía razón.

Es cierto que, a veces, nos sentimos así. Sentimos que, de todo lo que le mostramos al mundo, nada es real. Que somos como actrices en una obra global y que, cuando llegas a tu hogar, te quitas la máscara.

Cuando la depresión y la ansiedad se apoderan de tu mente, de tu cuerpo, hacen que sientes que vives una vida y en un cuerpo que no reconoces como tuyo.

Incluso, cuando has tenido depresión o ansiedad durante varios episodios de tu vida, es posible que pienses que no crees que todo lo bueno que te ha pasado entre esos diferentes brotes haya sucedido de verdad.

Hasta que llega el día en el que dices «se acabó» y por fin lo haces.

Dices adiós.

Y a pesar de todo, te sientes triste y lloras.

Porque tienes sentimientos y no eres ese monstruo sin sentimientos que todo el mundo pensaba que eras.

Piensas que quién te has creído por hacerlo, que te has autoengañado para salir del único sitio donde estabas.

Y no sabes qué vas a hacer ahora.

Porque te has creído el cuento de que no sabes hacer otra cosa y que ni siquiera eso lo hacías bien.

Pero lo tienes claro.

No vas a volver.

Te ha costado casi media vida salir de ese lugar.

Y por tu salud mental no volverás.

Aunque lo eches de menos.

A pesar de que ahora no sepas que vas a hacer con tu vida.

Pero tienes claro algo.

Ahora, comienza tu nueva vida.

Por primera vez en mi vida no tengo ni idea de lo que tengo que hacer

Siento defraudarte.

Esto no es el inicio de una novela ni un relato de los que acostumbraba escribir.

No, no lo es.

Es algo real.

Tan real que así es cómo me he sentido en el último mes y medio.

Y esta es mi forma de canalizarlo y de mostrarte cómo a veces, te sientes tan apegada a algo, ya sea un lugar, un trabajo, una persona, que tu mente no te deja ir más allá.

En estas semanas he entendido que necesitaba hacer el duelo a esos 16 años.

Tenía que hacerlo, cerrar esa etapa. Despedirme de ello.

Y sí, ahora tengo miedo porque no se que me va a deparar el futuro y ya no cuento con el respaldo que tenía. Tampoco cuento con mi equipo.

Ahora, estoy yo sola.

¿Por qué piensas que eres una impostora?

Cuando profesionalmente te has dedicado a hacer lo mismo día tras día durante tantos años, en el momento que piensas cambiar totalmente tu carrera profesional te hace dudar de ti misma y piensas que eres una impostora.

Dudas…

Dudas de tu profesionalidad, aunque hayas demostrado con creces lo que vales.

De que puedas reciclarte, aunque hayas hecho varios cursos, y estés al día de las novedades.

E incluso dudas de hacerte un hueco, a pesar de tener una buena red de contactos tanto en el mundo de los negocios offline como online y saber que siempre hay hueco por aquí para gente con talento y profesionalidad.

Pues te quiero contar que de momento estoy librándome de ese sentimiento y me está costando mucho.

No es fácil librarse del sentimiento que te hace pensar que eres una impostora y no vales para nada.

Pero hay algo que tengo claro, y, quiero gritarle al mundo entero, por si acaso queda alguna duda:

La impostora de las mil sonrisas

No soy una impostora, nunca he pretendido ser lo que no soy, ni hacer aquello que no sé.

Nika Herrera.

Y todo lo que he hecho y conseguido, tanto en el mundo offline como en el online, ha sido a base de trabajar duro, dejarme la piel y estudiar aquello que no sabía para poder dar lo mejor de mi

Pero, ¿qué vas a hacer?

Es la pregunta que más me han hecho en las últimas semanas.

Y es normal que me lo pregunten, porque hay algunas personas que aun no se lo creen.

¿Qué ha pasado?

Bien, te cuento, agárrate que esto seguro no te lo esperas y menos, de mi.

He dejado mi negocio offline, al que llevaba dedicándome desde hacía 4 años, en el sector en el que he trabajado durante 16 años en la empresa familiar, para quedarme en casa con mi bebé y sacar adelante aquello que quiero hacer, que es conciliar al 100% y dedicarme a mi negocio online.

De momento, he salido de mi zona de confort y he vivido el duelo de haberla dejado atrás.

No me arrepiento de haberlo hecho, era lo que tenía que hacer.

¿Y ahora qué?

Ahora, toca renovarse.

Darle una vuelta entera a esta web.

Seguir enfocada en aquello que quiero transmitirte, con lo que quiero ayudarte.

Crear todo lo que tengo en mente, ya que va a mil por hora, tengo muchas cosas en la cabeza para ayudarte y considero que te mereces lo mejor.

Acercarte el emprendimiento de la mano de la positividad, para que tengas apoyo emocional, no camines sola y logres emprender segura y conciliar de forma real, al 100% sin miedos ni ataduras.

Porque ya sabes que todo lo que te cuento es porque o lo he estudiado o lo he vivido.

Ahora, estoy en ello.

Emprendiendo y conciliando.

Conciliando y emprendiendo.

Aprendiendo de mi mejor maestra.

Y te aseguro que voy a hacer lo que me de la gana.

Porque la maternidad está siendo la mayor aventura de mi vida.

¿Me acompañas en esta nueva etapa?

24 pildoras positivas para aumentar tu autoestima y la seguridad en ti misma

Suscribete a la newsletter y recibe contenido exclusivo.

Sólo por suscribirte recibirás las 24 píldoras positivas para aumentar tu autoestima y la seguridad en ti misma.

Consentimiento

¡Gracias por suscribirte a la newsletter! Recuerda confirmar tu correo electrónico y añadir la dirección a tu lista para no perderte nada ;)