Seleccionar página

Sin lugar a dudas Encanto es la nueva sensación de disney y se ha colado entre las pelis favoritas de los más peques de la casa, por ello y como buena mama emprendedora tras haber perdido la cuenta de las veces que Ximena la ha visto en los últimos ¿dos meses? he decidido compartir contigo las lecciones que me ha enseñado esta peli sobre emprender y cómo puedes hacer para que tu mentalidad emprendedora se vea fortalecida tras el visionado de la peli.

¿Vamos allá?

Lo que me mostró Encanto sobre emprender

Cuando emprendes es necesario que tengas presente que:

No tienes siempre que:

No tienes siempre que ser fuerte, cuando emprendemos tendemos a cargar sobre nuestros hombros todo lo que podemos y más, sin darnos cuenta de que necesitamos en nuestro día a día momentos de “esparcimiento”, de relax y calma para poder afrontar todo lo que pueda surgir en el día sin tener que hacer “pop”.

También tienes que dar el paso y dejar de lado eso de ser perfecta siempre. Ya lo eres, sin necesidad de tener que estar desechando tus creaciones porque pienses que no van a gustarle a tu clientela. Prueba simplemente a hacerlo, dejando espacio a la improvisación y a ser tu misma.

¿Sabes lo que desgasta querer tener todo bajo control? Sobre todo, cuando en tu día a día pueden surgir imprevistos. Deja espacio a estos últimos y, disfruta el momento.

Aleja de ti:

Recuerda que el miedo, cuando te empuja a hacer las cosas es bueno. El problema viene cuando ese miedo te paraliza, te limita y te hace salir corriendo. ¿No crees que va siendo hora de alejarlo de ti?

También, aleja las mil dudas que vendrán sobre tu saber hacer. Si tu sabes hacerlo, ¿por qué dudas de tu valía? Eso no te ayudará para nada.

Quiero hacer mención especial para el ruido exterior. Cuando se emprende, gurús y expertos te dirán lo que tienes que hacer, repitiendo el patrón que siguen sus mentores para que tu lo calques y al final todo sea un cúmulo de copias… ¿Quieres sobresalir siendo original? Deja de lado la infoxicación y, escucha a tu intuición.

Al emprender, date permiso para:

Como emprendedora, debes darte permiso para aprender en todos los sentidos: ya sea sobre tu especialidad cómo sobre algo que te ha gustado siempre, todo aprendizaje lo podrás incorporar a tu negocio.

Si tu idea inicial no funciona, no te aferres a ella y muta. Hoy en día, quien triunfa al emprender es quien sabe pivotar a tiempo, quien decide reinventarse si ve que lo que está haciendo no funciona.

Además, date permiso para cuidarte: a través de una comida sana y rica, y si puedes salir a caminar o hacer deporte, ¡Hazlo!

Por último, la enseñanza más importante:

Nunca, nunca dejes de creer en ti, en tu negocio y tu saber hacer. Eres única, y, por ello, merece la pena todo el esfuerzo que haces al emprender.

Por cierto, ¿crees que me he dejado alguna enseñanza en el tintero? ¿Añadirías alguna más?

7 pasos

Suscribete a la newsletter y recibe contenido exclusivo.

Sólo por suscribirte recibirás el checklist con los 7 pasos para fluir con tu negocio.

Consentimiento

¡Gracias por suscribirte a la newsletter! Recuerda confirmar tu correo electrónico y añadir la dirección a tu lista para no perderte nada ;)

× ¿Necesitas ayuda?