Lo sé, tienes dudas. Y no sabes cómo afrontarlo. En tu cabeza resuena cada vez con más fuerza algo, pero las dudas, la falta de apoyo y, toda esta situación de incertidumbre hace que eso de «emprender y conciliar» lo veas cómo algo inalcanzable.

Llevas tiempo dando vueltas a emprender tu negocio online, pero, a la hora de la verdad, te entran los miedos, te quedas petrificada y decides seguir haciendo malabares entre tu vida profesional y personal, que con el confinamiento se ha desbordado.

Tienes claro que quieres conciliar al 100%, lo máximo posible. No perderte nada del crecimiento de tu bebé.

Sientes que los horarios interminables de tu trabajo te desbordan, sobre todo ahora que sabes que una personita depende de ti, y, si sigues en ese circulo no podrás dedicarle ni siquiera una hora de calidad, ya que no quieres llegar agotada a casa del trabajo, dedicarle un ratito y enviarle a dormir.

Te preguntas, ¿dónde queda eso de la conciliación? ¿Qué puedo hacer para pasar más tiempo con mi peque, sin tener que renunciar a mi carrera profesional?

Y justo vuelve la idea de emprender a tu cabeza. Pero no sabes muy bien ni cómo hacerlo, ni si merecerá la pena.

Aun así, te atrae la idea de ser tu propia jefa. De marcar tus propios horarios. De pasar más tiempo con tu bebé. Y, entonces, buscas más información. Necesitas tener una razón más que avale todo lo que sientes, todo lo que piensas, lo que necesitas.

Emprender y conciliar, 5 razones

5 razones para emprender y conciliar

Tus prioridades han cambiado

Y todo lo que creías entorno a tu actividad laboral, también. Ahora, tu prioridad es tu peque, y te es indiferente lo que digan los demás. Todo ha pasado a un segundo plano, y lo que importa es el bienestar de tu bebé, y si para ello tienes que cambiar el rumbo de tu vida profesional, lo vas a hacer.

Crianza respetuosa

No quieres repetir los mismos patrones familiares y, para ello, en tu interior resuena la crianza respetuosa. Y el dilema se vuelve palpable cuando piensas que, si sigues en tu trabajo por cuenta ajena, quizás las fustraciones que no se solucionen en la oficina acabes pagándolas con tu peque, que es quien menos lo merece.

Por ello, cuando piensas en emprender y conciliar desde casa aunque sea complicado, será más agradecido que cargar con los marrones de los demás y podrás así criar como realmente quieres.

Tiempo de calidad con tus hijos

Esta es la mayor razón de todas. ¿Jornadas interminables? ¿Entras en la oficina cuando sale el sol y vuelves cuando el sol se pone? ¿Te vas de casa cuando duermen y vuelves cuando toca acostarles?

Eso no es pasar tiempo con tus hijos. De hecho, es todo menos eso. Si decides emprender y conciliar, al menos, podrás pasar tiempo con ellos.

Si vives para trabajar, que sea en tu propio negocio.

Dedicarte a lo que te apasiona

Y lo que te apasiona, puede que no tenga nada que ver con lo que has estado haciendo profesionalmente toda tu vida.

Recuerdo cuando tocó hacer la matricula de la universidad, tras la selectividad. Cómo tenían prioridad aquellos estudios superiores que tenían una mayor salida laboral o una mayor retribución, que aquello que tenía que ver con la vocación.

Y he visto cómo la vocación y el talento de muchos amigos se iba literalmente por el retrete.

Personas que aman otras áreas, que cada vez que hablan de esos temas se les ilumina los ojos, la cara, pero que profesionalmente, no tenían salida. Y mientras, en su día a día se dedican a algo que, ni les gusta, ni les motiva, sólo les ayuda a pagar facturas.

Así que si estás harta de girar en esa rueda, y, quieres hacer aquello que realmente te gusta, emprender y conciliar es la mejor solución.

Libertad horaria y financiera

¿Quién te ha dicho que no puedas tener libertad horaria y financiera al emprender y conciliar desde casa?

Es que quizás, tu trabajo habitual esté mal remunerado. Y, sinceramente, hacer algo que odias para cobrar un salario que ronde el SMI a cambio de jornadas interminables, no ver a tus hijos y acabar el día de mala leche, no compensa.

Si decides emprender y conciliar, lleva por delante dos cosas: la primera es que los horarios los pones tú, y si tienes hijos muy pequeños, es posible que al principio no puedas dedicarle más que un par de horas diarias.

La segunda viene de la mano de esta, ya que al principio, si no puedes dedicarle más de media jornada a tu negocio, quizás no vas a ganar más de lo que ganas por cuenta ajena. Incluso, habrá un tiempo en el que tirarás de tus ahorros personales. Poco a poco, cuando tu negocio se estabilice, verás las ganancias. Y aquí, el límite de lo que cobres lo vas a poner tu, no el dueño de una multinacional.

Eso si, recuerda que los impuestos que pagues, es lo que corresponde por los servicios que ofreces, y a más servicios, más se recauda para hacienda, y, sinceramente, eso es señal de que tu negocio va viento en popa.

¿Aun no tienes claro si emprender y conciliar es para ti?

Si aun sigues dudando, tras conocer estas 5 razones, te diré algo que he aprendido en el último año

El tiempo que pases con tus hijos ahora, que son pequeños, nunca volverá. Por ello, dedícales todo lo que necesiten, y ahora, en sus primeros años, es cuando más te necesitan.

Si te ronda la idea de emprender, hazlo.

Infórmate, pregunta y recuerda que puedes comenzar con ello poco a poco para que, cuando tengas todo claro, lanzarte.

Pero no dejes pasar la oportunidad de ver crecer a tus hijos por seguir un estilo de vida que, como has visto, ya no casa contigo.

Y tú, ¿qué opinas? ¿Encuentras alguna razón más?

¿Te gustaría enterarte de todas las novedades?

Sólo por suscribirte recibirás el ebook "5 pasos clave para positivizar tu emprendimiento", contenido exclusivo y te enterarás la primera de todas las novedades.

¡Gracias por suscribirte! Recuerda confirmar tu correo electrónico (si no lo encuentras revisa la carpeta spam o promociones) y añadir la dirección a tu lista de correo para recibir el ebook y empezar a estar al día de todas las novedades ;)