Seleccionar página

Aun recuerdo cuando comencé hace más de siete años la sección de los lunes positivos. En ella cada semana hablaba de un tipo de autocuidado, y, era el post más leído de la semana. Este 2021 me he propuesto recuperarlos, y publicar semanalmente un artículo relacionado con mis temas fetiches: positividad, conciliación y emprendimiento. Y la apuesta para este reestreno es muy importante: cuida tu mente.

La mayor parte del tiempo vivimos en piloto automático, no valoramos lo que tenemos y vamos con prisas a todas partes. Y se nos olvida lo más importante: cuidarnos.

Y esto, cuando eres emprendedora se nota y pasa factura.

Porque te lo he dicho muchas veces, tener un negocio es duro, y emprender no es fácil. Cuando oigo o leo mensajes en los que te venden la moto diciendo lo fácil que es emprender, lo pronto que vas a ganar dinero, y demás, mi mente empieza a chirriar.

Y es que emprender online es muy parecido a tener un negocio físico. Al igual que en ese supuesto, tienes que tener muy claro todo lo que quieres conseguir con tu negocio, planificar tus tareas, conocer a tu cliente y vender.

Y al igual que si gestionas una tienda en la esquina, si no te cuidas, te quemas.

cuida tu mente

Cuida tu mente: porqué es importante.

Cómo te he avanzado en la introducción de este artículo, ir en piloto automático no te ayuda, es más, te puede suponer mayores problemas y quebraderos de cabeza a lo largo del tiempo.

No quiero parecer tremendista, pero es así, y lo tengo comprobadísimo:

Al ir en piloto automático muchas de las tareas que hay que hacer cuando se tiene un negocio propio, se hacen por rutina sin parar a ver porqué es importante.

Se dejan tareas importantes a medias o guardadas en el cajón para hacer más adelante y terminan convirtiéndose en tareas urgentes, lo que hace que vayas agobiadísima por la vida, necesites días de 48h y aun así, no te de la vida para todo lo que tienes que hacer de forma obligatoria.

No te planteas delegar algunas tareas. Muchas veces, por falta de ingresos. Otras, porque crees que nadie lo hará mejor que tu. Y te agobias de todo lo que tienes que hacer, se te hace bola y, dejas de hacer las cosas o simplemente, las haces con desgana y sin ningún interés.

Incluso, no te das cuenta y cada 30min asaltas el frigorífico o la despensa, ya sea por estrés, ansiedad, o simple aburrimiento porque te sientes agobiada, lo que hace que te sientas aun peor.

Y eso en vez de ayudarte, hace que todo se desquebraje.

Que te sientas culpable y olvides tu propósito.

No te centras y no te cuidas, y si no has llegado a caer en rutinas que odias, agobios a todas horas hasta el punto de llegar a quemarte, crees que estás a punto de llegar a ello.

Rutinas que te hacen pensar que cada día haces más de lo mismo, no te motiva nada y sólo quieres estar debajo de la manta..

Agobios porque no llegas a entregar ese proyecto, no llegas a esa clase que tienes que dar, es algo que te hace sentir y quedar mal.

Y te quemas, porque sientes que estás en una bola que cada vez se hincha más y te sientes prisionera de ti misma, de tu negocio y tu vida.

Llegado a ese punto, tienes dos opciones:

Tirar con todo lo que sea, a pesar de sentirte quemada y asqueada, deseando que se acabe tu jornada de trabajo y maldiciendo todo el tiempo (algo que no mola cuando se trata de tu propio negocio).

Tirar la toalla y mandarlo todo a freír espárragos, con la carga mental que supone hacerlo y darle vueltas a haber invertido tanto esfuerzo, tiempo y dinero en algo que no ha salido porque te has olvidado de lo más importante: cuidarte.

Por eso, si estás en alguna de estas fases o te ves cerca de alguna de ellas, es necesario que desde este minuto comiences a cuidar tu mente.

Cuida tu mente: en qué te ayuda.

Y no es porque te lo diga yo.

Está comprobadisimo que los autocuidados aplicados en cualquier área de nuestra vida son beneficiosos.

Además de ser preventivos y evitar algunas enfermedades, practicarlos a diario te puede ayudar de múltiples formas.

Y lo mejor de todo es que da igual si lo haces por cuestiones personales o profesionales, ya que te beneficia en todos los sentidos.

Existen diferentes tipos y formas de practicar los autocuidados, en mi opinión tras practicarlos desde hace más de 8 años, cuidar tu mente es la principal.

Porque te ayudará a aumentar la creatividad.

A mantener el foco.

Ayuda a evitar distracciones.

Ayuda a seguir motivada.

Aumenta tu seguridad.

E incluso, las ganas de hacer cosas.

Evitará las visitas tan indeseadas al frigorífico y la despensa.

Te ayudará a gestionar la ansiedad causada por el estrés que conlleva mantener un negocio.

Te dará paz mental.

Y no pagarás tus frustraciones con tus familiares.

Te ayudo a cuidar tu mente

¿Ya ves más clara la importancia de cuidar tu mente?

Pues tengo un regalito para ti.

He preparado un taller gratuito en el que aprenderemos las 4 claves esenciales para cuidar tu mente si tienes negocio online, aplicables desde el primer momento.

¿Necesitas más información?

Descúbrela aquí: Taller cuida tu mente si tienes un negocio online.

Además, te llevarás un regalito por apuntarte al taller.

¿Te gustaría enterarte de todas las novedades?

Sólo por suscribirte recibirás el ebook "5 pasos clave para positivizar tu emprendimiento", contenido exclusivo y te enterarás la primera de todas las novedades.

¡Gracias por suscribirte! Recuerda confirmar tu correo electrónico (si no lo encuentras revisa la carpeta spam o promociones) y añadir la dirección a tu lista de correo para recibir el ebook y empezar a estar al día de todas las novedades ;)