Crisis Existencial: ¿qué es y cómo superarla?

En el artículo de hoy comienzo fuerte. No me voy a andar con rodeos y te voy a contar algo que, es muy personal, y, a mis ojos, creo que te mereces saber. En los últimos tiempos he tenido una crisis existencial, qué, con la crisis del coronavirus fue a más, hasta que dije basta.

Siendo sincera conmigo misma, es algo que esperaba, ya que en el último año han pasado varios eventos y muy importantes en mi vida, y obviamente, la sacudida emocional se tenía que dar.

crisis existencial

¿Qué es una crisis existencial?

Según este artículo, y copio textualmente, la crisis existencial es un concepto que deriva del existencialismo. Es un periodo en la vida de una persona caracterizado por profundos cuestionamientos acerca de las razones que motivan y rigen los actos, decisiones y creencias que constituyen su existencia.

En el artículo en cuestión podrás saber más en detalle las etapas en las que se divide, pero mejor te voy a contar un poquito más sobre lo que para mi forma de ver las cosas es.

Una crisis existencial es, como bien dice el artículo, una etapa por la que muchas personas (algunas no), pasan a lo largo de su vida, y, hace que se replanteen su vida, de arriba a abajo, en cualquiera de sus áreas (laboral, profesional, sentimental, etc.) y hace que los cimientos de toda su existencia se tambaleen.

¿Qué la puede provocar?

Puede darse este tipo de planteamiento por varias razones, te detallo las más comunes:

  • Una crisis económica que le afecte directamente a la persona en cuestión, como la crisis que hubo en 2008, o la crisis causada por la pandemia mundial que estamos viviendo.
  • Un cambio brusco en la vida de una persona, como puede ser un despido, una separación, la llegada de un hijo, una enfermedad o la partida repentina de un familiar o amigo.
  • O simplemente, un replanteamiento integral de todo lo que se ha hecho a lo largo de la vida.

¿Cómo saber si lo que estás pasando es una crisis existencial?

A veces, se puede confundir con otro tipo de situaciones, por ejemplo puedes tener una crisis de fe (plantearte si tus creencias -religiosas o no- tienen aun vigencia en tu vida), ansiedad o estrés (ya sea derivado de tu situación laboral/familiar actual). Por lo que si tienes dudas, te recomiendo que te pongas en manos de un profesional de la salud (ya sea tu doctor de cabecera o un profesional de la salud mental) ya que ellos podrán darte una ayuda más especializada.

No obstante, tienes una crisis existencial cuando entre otras cosas:

  • Sientes que la vida que has vivido hasta ahora ya no va contigo.
  • Tu escala de valores ha cambiado totalmente.
  • Ya no sientes pasión por lo que haces.
  • Haces un balance sobre tu vida personal/profesional y no te reconoces.

Además, se te pasan las siguientes preguntas por la cabeza;

  • Cómo has llegado hasta este punto.
  • Si quieres seguir en la misma situación o cambiarlo.
  • Qué camino quieres seguir a partir de ahora.

Y por supuesto, tras todo ello, te ves envuelta en dudas sobre qué hacer, cómo hacerlo a partir de ahora y si de verdad merecerá la pena.

¿Por qué me ha pasado?

Independientemente de mi carácter optimista y estar especializada en positividad, en el último año se han dado múltiples cambios y muy grandes en mi vida, motivados en parte por decisiones que tomé muy meditadas y, también me han afectado eventos que no se pueden controlar, han hecho que me llegue a plantear todo.

El embarazo y el nacimiento de mi hija, la primera pérdida repentina de un familiar a quien quiero mucho y echo muchísimo de menos, y decidir dejar la empresa y vender mi parte del negocio offline para quedarme en casa conciliando al 100% mi faceta como madre y emprendedora, apostando por mi negocio online han sido los hechos que han puesto no sólo mi vida, sino mi escala de valores y forma de ver las cosas patas arriba.

Quiero que sepas que, aunque la mayor parte de estos eventos han sido decisiones tomadas por mi, no dejan de ser cambios que me han llevado a esta crisis existencial, a replantearme todo, sobre todo a nivel profesional.

¿Qué puedes hacer para superarla?

Puedes utilizar multitud de técnicas para salir adelante en una situación tan excepcional como es esta, pero antes de probar nada, tal y cómo te he comentado más arriba, si tienes dudas lo mejor es que acudas a un especialista, ya que te ayudará a buscar la solución para aquello que estás padeciendo.

Aun así, te voy a contar algunos de los trucos que me han ayudado a mi.

5 tips que he probado para salir de mi crisis existencial

Escribir

Dicen que escribir cura el alma y para mi es una de las mejores curas.

Tomar una hoja en blanco y un boli, escribir, dejar que tus dedos fluyan y contar historias, escribir sobre tu día a día o tus pensamientos es una forma muy sencilla para poner en orden tus ideas y pensamientos. Por ello, no dejes nunca de escribir.

Visualizar

Respirar, relajarme y practicar la visualización me ayudó mucho a mantener mi mente positiva en momentos clave y, por supuesto, para superar esta crisis existencial.

Cargar las pilas

Este tip es un clásico de los clásicos de los artículos de este blog.

Para cargar las pilas suelo ponerme a bailar, mi música preferida, cantar o perderme paseando por un lugar tranquilo (aunque esto último ha sido imposible con el confinamiento). Si quieres saber más sobre cargar pilas, te recomiendo este artículo que escribí hace tiempo.

Además, aquí te dejo mi lista de spotify – carga tus pilas, para que conozcas aquellas canciones que me dan la vid.

Meditar

Hacer una meditación corta (de un minuto) me ayuda a tomar perspectiva, y a relajar la mente cuando más lo necesito.

Agradecer

Otro clásico de los artículos de blog es dar las gracias, he escrito infinidad de de ellos en los que te recomendaba hacerlo a diario y en otros, te contaba las bondades que tiene para ti ser agradecido con todo lo que te sucede. Porque hacerlo, te ayudará a ver que aun en la tempestad, hay espacio para cosas buenas en tu vida.

Para terminar te quiero comentar que estos son algunos de los trucos que hemos trabajado en el grupo de telegram reto mente positiva durante la primera semana de mayo. El grupo sigue abierto para que te puedas unir. A partir de la próxima semana enviaré más contenido para que sigamos trabajando en mantener nuestra mente positiva en estos momentos. Puedes unirte aquí:

Y tú, ¿has pasado por una situación similar? ¿Cómo lo has solventado? Deja tu comentario y cuéntanos.

No has de sentir, no han de saber

Si alguna vez has visto la película Frozen, recordarás la frase «no has de sentir, no han de saber» como uno de los consejos que los padres le dan a Elsa.

Hoy quiero analizar esta película desde el punto de vista de la superación personal. ¿Te animas a conocerlo?

No has de sentir, no han de saber

¿Por qué he elegido está película?

He elegido esta película porque es una de mis favoritas desde que hace tan sólo tres años se estrenase. También es de las favoritas de los más pequeños en la mayoría de hogares, y en ella está latente el cambio en Disney, desmitificando el cuento de princesas…

Uno de los puntos claves del cambio en el que la protagonista de la cinta se ve envuelto es cuando decide ser libre y deshacerse de los consejos nefastos (aunque bienintencionados) dados por sus padres.

Muchas veces se hacen para proteger pero tenemos que reconocer que a veces nos limitan y llevan a encerrarnos en una burbuja tal y como le sucede a Elsa.

 

No has de sentir, no han de saber.

Este consejo es clave en la película, ya que cuando sucede un imprevisto, Elsa tiene que ocultar su magia y dejar de sentir. Crece aislada del mundo, odiándose a sí misma por haber tenido que separarse de su hermana.

Si lo extrapolamos a la vida real, muchas veces los padres les dicen a sus hijos varones «los hombres no lloran», para que oculten sus sentimientos y no puedan ser vulnerables a los ojos de los demás.

Al igual sucede en otros ámbitos familiares. En ocasiones la vergüenza de tener un descendiente o familiar homosexual e incluso, que haya sufrido abusos, hace que la frase «no has de sentir, no han de saber» cobre un mayor significado.

Sin embargo, estos padres tóxicos no se dan cuenta que con consejos así lo único que hacen es que la desconfianza en sus vástagos aumente hasta límites insospechados.

Consejos de este estilo lo único que muestran es una mínima empatía con ellos, que llevará a un alejamiento entre los padres e hijos, desencadenando problemas difíciles de solucionar en la edad adulta.

 

Problemas que acarrea dar un mal consejo para los progenitores.

Si te muestras frío y distante con tus hijos, si en vez de apoyar sus cualidades intentas desterrarlas y eres de los que les dicen que no deben sentir determinadas cosas, no pidas que cuando sean mayores te den apoyo.

Te querrán, no dejas de ser su padre o madre, pero desde luego, no conseguirás que te valoren y quieran pasar tiempo contigo cuando tú te has negado a ver la evidencia y aceptarles tal y como son.

Ese es el menor de los problemas. Puede que sean personas con cabeza y durante su adolescencia pasen una época más rebelde pero se enderezcan. Aunque no hay que descartar que se queden a vivir en una eterna adolescencia, coqueteen con las drogas, o tengan miedo a enfrentarse a la vida.

Si durante la niñez y preadolescencia no fomentas una sana autoestima a tus hijos, si te burlas de sus preocupaciones y no prestas atención a lo que le sucede, no puedes culparles de que una vez en la edad adulta se «olviden» de ti.

 

Problemas que se tienen por recibir un mal consejo en la niñez.

Además de ser una de las etapas de la vida más bonitas, la niñez se caracteriza por ser la época clave en la educación y formación del ser humano.

Si lo miramos desde la perspectiva sociológica, si durante la niñez falla el proceso de socialización, el individuo afectado tendrá carencias en su vida.

Ya sea tanto a nivel afectivo cómo a nivel social, un niño que durante su infancia no ha desarrollado bien sus emociones, será un adulto con mayores problemas a la hora de conocer a otras personas e incluso amar.

¿Conoces a alguien que siempre sale huyendo de sus relaciones o ni siquiera se da la oportunidad de intentarlo? Si es así, intenta ayudarle, alimenta su estima, es probable que tenga miedo a sentir determinadas sensaciones…

¿Cómo solucionarlo?

Dependiendo de los problemas derivados de la niñez, estos se podrán solucionar a base de consultas con un especialista. Siempre recomiendo que se acuda a un psicólogo, a un coach o incluso a la autoayuda, en este caso es muy importante librarnos del miedo y poder salir adelante, sobre todo si te sobrepasa y puede influir de forma tan negativa en tu vida.

 

Superación personal.

En el film podemos ver cómo Elsa huye, y en el camino mientras canta se libera. Se da cuenta que es libre, empieza a confiar en si misma, dejando el miedo de lado.

El cambio se hace palpable no sólo en su vestimenta, con un gesto que define la liberación de la protagonista: se deshace de un moño y lo convierte en una bonita trenza.

Este gesto me gusta realmente, ya que se libera de la opresión, del miedo y se convierte en si misma. Te dejo el vídeo para que lo veas por ti misma, el gesto liberador está en el minuto 3:02.

Supera los miedos y se tu misma, lograrás todo lo que te propongas.

Supera tus miedos. Si sigues dejando que los miedos te paralicen, que las personas de tu entorno te digan lo que tienes que hacer, de nada te servirá haber leído este artículo.

Piénsalo. Es mejor que encuentres cuál es tu miedo y te enfrentes a él. Solventarlo y seguir adelante depende de ti. Y la única forma de lograrlo es haciéndole frente.

Se tu mismo/a. El éxito reside en ti y siendo tu misma (con tus defectos y virtudes) podrás conseguir aquello por lo que sueñas. Recuerda que es mejor que te conozcas a ti mismo/a y seas transparente, a seguir ocultándote.

Lograrlo depende de ti. Al igual que Elsa, si te cierras en ti mismo/a y dejas que el miedo te domine, te quedarás paralizado/a y no lograrás tu objetivo. Lograrlo depende de ti, y la mejor forma de hacerlo es, luchando por él.

 

Consejo Final.

Si eres padre presta atención: tus hijos necesitan de ti para crecer felizmente y que les apoyes en todo lo que emprendan. Fomentar seguridad en sí mismos desde edades tempranas harán que crezcan y se conviertan en adultos sanos.

Si eres adulto y te sientes identificado con Elsa, recuerda que al igual que ella tu puedes vencer el miedo, con amor se puede todo y si te amas a ti mismo/a, lo conseguirás.

Lista: 29 cosas sobre mi antes de los 30

Dicen que cuando estás a punto de cambiar de década, te planteas mil y una cosas. Al igual que  en el momento exacto cuando acabas la universidad haces un balance sobre lo que has hecho durante este tiempo, pero con la diferencia de que ahora si que sabes que es lo que quieres a partir de ahora. ¿Verdad?

Pues ahora que me quedan cuatro días para cumplir los 30 (nunca mejor dicho), quiero contarte 29 cosas sobre mi, entre ellas cosas que he hecho y de las que no me arrepiento durante estos 29 años.

¿Te apetece conocerlas?

Lista: 29 cosas sobre mi antes de los 30


1- Estudiar. Nunca me arrepentiré de decirlo, pero estudiar te cambia la vida. Estuve 7 años en la universidad, tengo dos licenciaturas que me saqué con esfuerzo y ganas y no cambio esa experiencia por nada del mundo.

Lista: 29 cosas sobre mi antes de los 30
Imagen de pixabay.com

2- Trabajar mientras estudiaba. No fue fácil, pero es una experiencia que te hace ver que puedes con todo lo que te echen.

3- Disfrutar. Sí, como lo leéis, disfrutar con las pequeñas cosas, cómo salir a dar un paseo o charlar con la familia y amigos.

 

4- Salir a bailar. Y aunque ahora salga menos, es algo que me ha gustado hacer siempre. Y si, ahora estoy más en plan relax, pero saliendo de marcha desde los 15 años, ya va tocando relajarse 😉

5- Ser libre. Siempre me he considerado un espíritu libre y he hecho «lo que he querido», aunque siempre respetando los límites establecidos.

6- Conducir. Porque es lo que más libertad me da, y me gusta conducir.

7- Aprender a cocinar. Tener una alimentación sana es la base para todo, aunque a veces… se te olvida o tienes poco tiempo y comes cualquier cosa 😉

8- Dejar de fumar. La decisión de la que me siento más orgullosa.

Lista: 29 cosas sobre mi antes de los 30
Imagen de pixabay.com

 

 

9- Dejar de morderme las uñas. De esto hace ya dos años y no me arrepiento de ello.

10- Aprender a maquillarme las uñas, aunque aun ando un poco verde con el tema del NailArt todavia.

11- Aprender a maquillarme. Así como lo ves, siempre he sido de ir con la cara lavada y cómo mucho la ralla negra y la máscara de pestañas. Ahora ya has visto que me animo a algo más.

12- Aprendí a relajarme. Y de vez en cuando, sigo haciendo algunos de los trucos que me enseñaron.

13- Aprendí a valorarme. Si, he sido una persona con baja autoestima siempre. Pero aprendí a valorarme y a ver lo mejor de mi misma.

14- Alejar a aquellas personas que no aportan nada. Y no veas lo bien que sienta.

15- Ver el lado positivo de las cosas. Esto lo tuve que aprender, ya que no he sido positiva siempre  y lo mio me costó;)

16- Sigo formándome. De hecho, me acabo de apuntar a un nuevo curso, pronto te hablaré de él y te contaré que es, y cómo lo estoy haciendo.

17- Aprendo temas sobre el blog. Día a día voy descubriendo más y más cosas para aprender a hacer mejores imágenes y daros una mejor experiencia.

18- Risas. Me río de mi misma.

19- Miedo. Yo también he tenido miedo.

 

Lista: 29 cosas sobre mi antes de los 30
Esta imagen estaba en mi pc desde hace años, autor desconocido

20- Pareja. No me atreví a amar a nadie hasta que me quise a mi misma.

21- Relatos. Me encanta crear historias, a veces dejo volar mi imaginación y…

22- Poesía. A los 14-15 escribí mis primeros versos.

23- Dibujo. Siempre me ha gustado dibujar. Muñecas, casas, etc.

24- Pelirroja. Yo siempre he sido «la rubia» y aunque alguna vez lo pensé, nunca me atreví a teñirme de pelirroja. Hasta hace dos años. Fui al mercadona buscando un «rubio dorado» y me equivoqué con el color de tinte y me di el rubio claro dorado cobrizo encima del rubio. Y me gustó tanto como me quedo, que así me dejé el pelo.

25- Hablar en público. He dado varios cursos para aprender a hablar en público y aun se me traba la lengua.

26- Ansiedad. La he padecido. No quise medicarme, así que mi psicologa me sugirió un taller de relajación. Ahí fue cuando empezó el cambio que me ha llevado a todo esto.

27- Spa. De vez en cuando me escapo a un spa urbano que hay cerca y aprovecho para desconectar ese momento ya que  a veces, es muy necesario (para la próxima que vaya, que será dentro de poco prometo hacer crítica).

28- Leer. Me encanta leer y cuando tengo tiempo de hacerlo ¡Devoro los libros!

29- Sorpresa. Habrá una sorpresa por mi cumpleaños, así que mantente atent@ al blog durante estos días…

Lista: 29 cosas sobre mi antes de los 30
Imagen de pixabay.com

30 – Suscripción. Y Si estás suscrit@ al boletín quincenal, recuerda que lo recibirás esta tarde-noche y habrá algo sólo para ti, además de muchas sorpresas más.



¿Qué te ha parecido esta entrada? ¿Coincidimos en algún punto de la lista? ¿Cómo has vivido el cambio de decena? ¿Qué me aconsejas a partir de ahora?