Conciliación 100% real: ¿es posible?

Desde hace meses, me ronda en la cabeza una pregunta: ¿Existe la conciliación 100% real?

Para ser exacta, me lo llevo preguntando más de siete meses. Los mismos que ha cumplido mi peque en febrero.

Y aunque yo lo estoy haciendo, tengo una teoría. Esta la he refutado tras los resultados que obtuve en la encuesta que hice hace unos días en los stories de la cuenta de instagram.

Encuesta conciliación eldenikapositivismo

En los resultados obtenidos se puede ver claramente lo siguiente.

La mayor parte de las seguidoras de la cuenta de instagram que dedico exclusivamente a esta web cree que no se puede conciliar al 100% sin tener que sacrificar su carrera profesional.

Y como conozco a mi público (algunas personalmente y otras sólo por redes), puedo haceros incluso un análisis más profundo de los datos.

Por lo que os puedo confirmar que la mayoría que indicó que no se puede, trabaja por cuenta ajena. Las que votaron si, todas, tienen un proyecto online que compatibilizan con la crianza de sus peques.

¿Es una creencia generalizada esto sobre la conciliación?

Si.

Os confirmo que antes de tener hijos, cuando escribí el artículo «no soy madre por…» también creía que la conciliación era misión imposible. Y eso que llevo emprendiendo desde hace muchos años. Instauré en mi negocio offline un plan de conciliación y de igualdad. Incluso el año pasado mi hermana se llevaba a mi sobrino a la oficina (al que le pusimos un espacio). Hice todo por intentar una conciliación real, pero, sentía que me quedaba corta.

Por eso, desde hace tiempo me empeñe en sacar adelante este proyecto compatibilizándolo con mi otro negocio.

Y por ese mismo motivo, cuando nació mi peque, decidí que no volvería a mi trabajo offline (pero todo eso os lo contaré en la próxima entrada).

¿Por qué la gente cree que es imposible la conciliación?

Aunque seamos la generación mejor preparada, llevamos bastante tiempo viviendo una vida basada en las prisas, los horarios, las jornadas interminables y la sobreestimulación (si no hacemos mil millones de cosas con la excusa de «desconectar» nos agobiamos).

Yo misma lo he hecho.

He trabajado jornadas imposibles con la excusa de que era mi negocio. En pleno verano, salía de mi casa a las 9 y volvía a las 22h. Y cuando no era verano, también.

Vale, que por un pico de trabajo te quedes más varios días (aun recuerdo cuando en 2014 cogimos un cliente a nivel nacional en el que en apenas una semana tuve que contratar de golpe a un montón de personas y estuve dando altas en seguridad social hasta las 3 de la mañana el día previo), pero hacerlo de forma generalizada, como que no.

Y por desgracia, en este país está mal visto irte antes que el jefe.

¿Teletrabajar sirve para conciliar?

Pues bien, esto lo he debatido durante mucho tiempo con mi padre, con quién he trabajado a lo largo de estos 16 años en la empresa famililar.

Y déjame que te cuente una cosa.

Llevo haciendo y discutiendo sobre eso del teletrabajo mucho tiempo.

Tanto, que da para varios capítulos de una telenovela.

Pese a que en la oficina tenemos una ERP con la que se puede trabajar desde casa, en cualquier parte del mundo. A pesar de llevarme el portátil de vacaciones. Y de pasarme las últimas 5 semanas de mi embarazo trabajando desde casa, seguía emperrado hace un par de meses en que no era posible eso de trabajar sin ir a la oficina.

Demostré que se podía hacer, incluso con un bebé.

Pero decía que no se podía teletrabajar.

Le voy a dar la razón sólo en una cosa: cuando das servicios a otras empresas y personas, ese trabajo que realiza el operario no se puede teletrabajar. Pero el de oficina, ya te digo yo que si. Demostradísimo lo tengo, si no, ¿por qué la última vez que estuve tratándome por episodios de ansiedad laboral causadas por la carga de trabajo la psicóloga me obligó a desconectar en vacaciones?

Pues este entre otros muchos motivos, fue lo que hizo que me decantase por ser mamá a tiempo completo y conciliarlo con mi proyecto online.

Y mira, tan mal no me va, estoy relanzando todo ahora, tengo una bebé preciosa y seguimos con lactancia materna desde hace 7 meses y dos semanas.

Tips para una conciliación real trabajando desde casa

Estos consejos que te voy a dar para sobrevivir a trabajar desde casa (ya sea en tu proyecto o para otros) y conciliar, te los doy porque es algo que llevo haciendo desde que nació mi hija en julio del verano pasado. Mi baja de maternidad acabó el 14/11/19, por lo tanto desde mediados de noviembre a día de hoy, llevo un tiempo más que suficiente implementándolos.

Simplifica

Simplificar no significa hacer menos, sino reducir el número de tareas a realizar y contar con herramientas para hacernos la vida más fácil. Y sí, al principio es un jaleo y puede chocarte pero después, es más sencillo todo.

En mi caso, mi vida es más sencilla desde que tenemos el robot conga, que barre y friega por mi mientras estoy redactando algún post, organizando el calendario de las rrss o simplemente dandole el pecho a mi peque.

View this post on Instagram

Esta semana está siendo muy ajetreada y apenas tengo tiempo ⏰ para pasarme por aquí.⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ Tanto que, estos dos 🐴 🦄 se han tenido que poner manos a la obra a ayudarnos a Ambrosio y a mi con las tareas de la casa 🏡 .⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ Y de esto te quiero hablar hoy, de la importancia que tiene #delegar y aceptar la #ayuda de los demás.⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ Yo era muy reticente a que un #robot hiciese las #tareasdelhogar por mi, pero la verdad, con el #bebé 👶🏻 me viene fenomenal que se aspire y friegue la casa 🧹🧺.⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ Seamos sinceras, no es lo mismo. ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ Aun así, cuando tienes que #priorizar tu tiempo para poder conciliar al 100% tu vida personal 👨‍👩‍👧 con la profesional👩🏼‍💻, delegar en Ambrosio la #limpieza de los suelos es una #descarga increíble.⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ Y ya no solo en las #tareasdomesticas.⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ Aprender a delegar es una de las acciones más complicadas que hay cuando emprendes, pero a la vez, hacerlo te ayudará a #centrarte en lo que realmente importa: tu #negocio. ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ Y tú, ¿delegas alguna tarea? ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ #pildorapositiva #positivismo #eldenikapositivismo #positividad #apoyoemocional #emprendesegura #nocaminessola #emprendeconpositividad #unamiradapositiva #emprenderonline #emprender #mamaemprendedora #mujeremprendedora #mujerempoderada #viviendoenpositivo

A post shared by Nika H – Eldenika Positivismo (@eldenikapositivismo) on

Armate de paciencia

Al principio la necesitarás. Habrá días que quizás no puedas echar las horas que deseas.

De hecho, antes de ser madre tardaba en escribir y montar un post en el blog una hora y media aproximadamente, dos a lo sumo. En redactar hasta este punto me he tirado una mañana entera ya que cada 30-40 minutos tengo que parar porque se despierta la peque y hay que alimentarla o cambiarla, o bien, se cansa de estar en la hamaca y quiere simplemente estar con su mamá.

Organízate

Y no vale que digas que si, pero que luego no lo hagas.

Yo tengo varios cuadernos, un bullet journal, un planificador semanal y utilizo trello y excel para organizar mi día a día. Y aun así, hay cosas que se nos escapan. Este año he pasado de las agendas porque aunque son monísimas y me encantan, no las saco el provecho que debería.

Deja espacio a los imprevistos

Y no te culpes por ello, sobre todo cuando tienes a tu cargo niños muy pequeños.

Mi peque está con los dientes ahora y, entre que no es de dormir de día y, está que no se soporta a ella misma, hay mañanas que no me cunden nada (en comparación con lo que hacía en la oficina antes de ser mami), pero lo tengo claro, lo primero es ella.

Cuidate

Por último pero no menos importante, debes cuidarte. Si en el pasado has leído algún artículo de esta web relativo a los lunes positivos, sabrás que este es uno de los consejos que más he dado a lo largo del tiempo.

Y es que es imprescindible darnos una sesión de autocuidados y así poder conciliar, estar mejor con nosotras mismas y, poder atender a esas criaturitas que nos llaman mami o lo harán muy pronto.

En conclusión

Tras los datos analizados, los tips que te he dado y las preguntas contestadas, he llegado a la siguiente determinación:

Es posible conciliar al 100%, pero sólo cuanto tu misma tienes las riendas de tu trabajo y puedes hacerlo online. Si seguimos trabajando sin eliminar el presentismo, no podremos tener esa ansiada conciliación.

Nika Herrera

Y tú, ¿qué opinas de este tema? ¿Crees que es posible la conciliación al 100%? ¿Has teletrabajado alguna vez? ¿Cómo ha sido la experiencia? Cuéntanoslo y ¡Hagamos debate!

La impostora de las mil sonrisas

Durante mucho tiempo pensé que era un fraude. Sentí que era una impostora. Que no era realmente quien decía ser. Y en parte tenía razón.

Es cierto que, a veces, nos sentimos así. Sentimos que, de todo lo que le mostramos al mundo, nada es real. Que somos como actrices en una obra global y que, cuando llegas a tu hogar, te quitas la máscara.

Cuando la depresión y la ansiedad se apoderan de tu mente, de tu cuerpo, hacen que sientes que vives una vida y en un cuerpo que no reconoces como tuyo.

Incluso, cuando has tenido depresión o ansiedad durante varios episodios de tu vida, es posible que pienses que no crees que todo lo bueno que te ha pasado entre esos diferentes brotes haya sucedido de verdad.

Hasta que llega el día en el que dices «se acabó» y por fin lo haces.

Dices adiós.

Y a pesar de todo, te sientes triste y lloras.

Porque tienes sentimientos y no eres ese monstruo sin sentimientos que todo el mundo pensaba que eras.

Piensas que quién te has creído por hacerlo, que te has autoengañado para salir del único sitio donde estabas.

Y no sabes qué vas a hacer ahora.

Porque te has creído el cuento de que no sabes hacer otra cosa y que ni siquiera eso lo hacías bien.

Pero lo tienes claro.

No vas a volver.

Te ha costado casi media vida salir de ese lugar.

Y por tu salud mental no volverás.

Aunque lo eches de menos.

A pesar de que ahora no sepas que vas a hacer con tu vida.

Pero tienes claro algo.

Ahora, comienza tu nueva vida.

Por primera vez en mi vida no tengo ni idea de lo que tengo que hacer

Siento defraudarte.

Esto no es el inicio de una novela ni un relato de los que acostumbraba escribir.

No, no lo es.

Es algo real.

Tan real que así es cómo me he sentido en el último mes y medio.

Y esta es mi forma de canalizarlo y de mostrarte cómo a veces, te sientes tan apegada a algo, ya sea un lugar, un trabajo, una persona, que tu mente no te deja ir más allá.

En estas semanas he entendido que necesitaba hacer el duelo a esos 16 años.

Tenía que hacerlo, cerrar esa etapa. Despedirme de ello.

Y sí, ahora tengo miedo porque no se que me va a deparar el futuro y ya no cuento con el respaldo que tenía. Tampoco cuento con mi equipo.

Ahora, estoy yo sola.

¿Por qué piensas que eres una impostora?

Cuando profesionalmente te has dedicado a hacer lo mismo día tras día durante tantos años, en el momento que piensas cambiar totalmente tu carrera profesional te hace dudar de ti misma y piensas que eres una impostora.

Dudas…

Dudas de tu profesionalidad, aunque hayas demostrado con creces lo que vales.

De que puedas reciclarte, aunque hayas hecho varios cursos, y estés al día de las novedades.

E incluso dudas de hacerte un hueco, a pesar de tener una buena red de contactos tanto en el mundo de los negocios offline como online y saber que siempre hay hueco por aquí para gente con talento y profesionalidad.

Pues te quiero contar que de momento estoy librándome de ese sentimiento y me está costando mucho.

No es fácil librarse del sentimiento que te hace pensar que eres una impostora y no vales para nada.

Pero hay algo que tengo claro, y, quiero gritarle al mundo entero, por si acaso queda alguna duda:

La impostora de las mil sonrisas

No soy una impostora, nunca he pretendido ser lo que no soy, ni hacer aquello que no sé.

Nika Herrera.

Y todo lo que he hecho y conseguido, tanto en el mundo offline como en el online, ha sido a base de trabajar duro, dejarme la piel y estudiar aquello que no sabía para poder dar lo mejor de mi

Pero, ¿qué vas a hacer?

Es la pregunta que más me han hecho en las últimas semanas.

Y es normal que me lo pregunten, porque hay algunas personas que aun no se lo creen.

¿Qué ha pasado?

Bien, te cuento, agárrate que esto seguro no te lo esperas y menos, de mi.

He dejado mi negocio offline, al que llevaba dedicándome desde hacía 4 años, en el sector en el que he trabajado durante 16 años en la empresa familiar, para quedarme en casa con mi bebé y sacar adelante aquello que quiero hacer, que es conciliar al 100% y dedicarme a mi negocio online.

De momento, he salido de mi zona de confort y he vivido el duelo de haberla dejado atrás.

No me arrepiento de haberlo hecho, era lo que tenía que hacer.

¿Y ahora qué?

Ahora, toca renovarse.

Darle una vuelta entera a esta web.

Seguir enfocada en aquello que quiero transmitirte, con lo que quiero ayudarte.

Crear todo lo que tengo en mente, ya que va a mil por hora, tengo muchas cosas en la cabeza para ayudarte y considero que te mereces lo mejor.

Acercarte el emprendimiento de la mano de la positividad, para que tengas apoyo emocional, no camines sola y logres emprender segura y conciliar de forma real, al 100% sin miedos ni ataduras.

Porque ya sabes que todo lo que te cuento es porque o lo he estudiado o lo he vivido.

Ahora, estoy en ello.

Emprendiendo y conciliando.

Conciliando y emprendiendo.

Aprendiendo de mi mejor maestra.

Y te aseguro que voy a hacer lo que me de la gana.

Porque la maternidad está siendo la mayor aventura de mi vida.

¿Me acompañas en esta nueva etapa?

Crear es poder

Querer. Creer. Que más da. Total, en ambos casos nos enseñan que, queriendo o creyendo podremos conseguir las cosas. Pero no es sólo cuestión de querer o creer. Se necesita algo más. Se nos olvida lo más importante: CREAR.

crear es poder

Aquí tenemos que grabarnos a fuego una cosa: Si queremos conseguir algo, tenemos que trabajar duro.

Porque si no trabajamos, podemos querer y creer todo lo que queramos, que no conseguiremos llegar a nuestro objetivo: crear algo. Al menos cuando se trata de emprender.

Por ello, y en complemento a lo que estamos trabajando en redes a lo largo de esta semana, en este artículo quiero compartir contigo varias cuestiones.

Quiero plantearte la siguiente pregunta: ¿Por qué es tan importante crear a la hora de emprender?

Además te daré varios de mis trucos más importantes a la hora de crear, que podrán ayudarte cuando las musas te hayan abandonado y te ayudarán a seguir creando o al menos, a intentarlo 😉 .

¿Por qué es tan importante CREAR cuando emprendemos?

No sólo es importante, si no, necesario.

Si decides emprender y en vez de crear vas a dedicarte a copiar, es mejor que abortes misión. Sin lugar a dudas, para ti va a ser muchísimo mejor que te vayas a trabajar por cuenta ajena, en un trabajo en el que no tengas que pensar y en el que te paguen simplemente por estar.

Es que es así.

Cuando emprendemos, tenemos que pensar. Tenemos que crear. Y transformar nuestras ideas en algo tangible para nuestras clientas. Si no vas a hacerlo, si pasas de mover un solo dedo para conseguirlo, déjalo antes de que pierdas tiempo y dinero.

En el mundo real del emprendimiento, se valora la originalidad por encima de las copias. Y créeme, aunque el mundo online esté lleno de personas que te digan como lo tienes que hacer, es más fácil que tus clientas te compren siendo original (y a veces esto sucede teniendo precios asequibles) a que copies el discurso de alguien que te ha cobrado un dineral y te diga que eso mismo lo vendas por otro pastizal.

De verdad, si quieres triunfar tienes que ponerte manos a la obra. Y trabajar duro.

Si tu sueño es emprender para ganarte la vida honradamente, conciliar tu vida familiar con la profesional de forma real y hacer realidad todas las ideas que tienes en mente, ponte a currar como una loca y pasa de los vendehumos que sólo buscan sacarte los cuartos.

Sí, el tiempo de esos gurus y los vendehumos sin talento que te cobran una pasta tras copiar reciclar el contenido de cursos que han hecho con otras personas, está llegando a su fin y te lo contaré en otro artículo (no quiero irme por las ramas).

Porque al final, todo se sabe.

Y lo mejor de todo, es que crear nos empodera. Y esto, es innegable.

Crear te empoderará

Ya no sólo cuando emprendemos, si no en cualquier ámbito de nuestra vida. Porque pasar por el proceso de creación te ayudará a verte muchísimo mejor.

Te ayudará a centrarte, a mostrar y dar lo mejor de ti misma. Y sobre todo: a alimentar tu autoestima de forma positiva.

Y eso, te empoderará, te hará sentir más capaz.

Te ayudará a conectar mucho mejor con tu red, con tu tribu y clientas, y, dentro de este bucle positivo, crearás más y más.

Y esto te beneficia a nivel personal.

Te ayudará a sentirte mejor contigo misma, a tener una relación más sana con tu pareja. Y con tus hijos.

Por lo que mejorará tu vida familiar.

Hará que te sientas más fuerte en el plano profesional y tu emprendimiento se reforzará.

Y sí, a esto me refiero cuando te hablo de emprender en positivo.

6 tips para CREAR

Mantén el foco a la hora de crear

De verdad, si quieres CREAR, debes mantener el foco. Y para ello, es esencial establecer unas metas y objetivos reales. No vale sólo con establecerlo, tienes que ir a por todas. Trabajar duro en ello. Y no rendirte.

Libérate de los bloqueos

No hay nada mejor para crear que liberarse de los bloqueos. Por ello, a la hora de crear libérate de todo aquello que hace que te sientas bloqueada y fluye.

No tengas miedo

Uno de nuestros mayores enemigos, sobre todo cuando emprendemos es el miedo. Pero es porque lo enfocamos mal. El miedo puede ser positivo. Así que coge tus miedos, transfórmalos y ¡sigue adelante!

Escribe tus ideas

Ten siempre tu libreta a mano para escribir tus ideas. Nunca sabes cuando te encontrarás con las musas. Y escribir a mano te va a servir para que la creatividad fluya mejor.

Creer para crear

Si, creer es cuestión de fe. Pero tienes que creer en ti misma y en tu proyecto para poder crear tu negocio. Porque si al final del día crees que tu negocio online es una pamplina y no sirve para nada (y que por ello tu tampoco), no conseguirás crear.

Querer

No vale sólo con creer, tienes que querer hacerlo.

Sacrificar ciertas seguridades que trabajar por cuenta ajena te da y emprender no.

Si realmente quieres, si te comprometes y te pones a crear ahora mismo, te diré una cosa, sólo una que tiene que ver con esto.

Tanto esfuerzo al final merecerá la pena.

Recuerda mi mantra: quiero, puedo y me lo merezco.

Para terminar…

Comparto contigo esta pequeña píldora en la que te ayudo a reforzar el contenido que hemos estado hablado a lo largo del artículo de hoy.

Y ahora, puedes encontrar mi podcast en spotify:

Y tú, ¿qué opinas? ¿Crees que crear te ayudará a empoderarte?

Cuidarse para mejorar tu proyecto

Tomar distancia, desconectar, respirar… en definitiva, cuidarse es algo tan necesario y natural que si no lo hacemos de forma continuada, cada cierto tiempo, puede hacer que enfermemos porque nuestro cuerpo es sabio y nos manda señales de una forma u otra.

A veces, en forma de cansancio, bajando tus niveles de energía al mínimo para que descanses lo suficiente, te vayas antes a la cama y puedas desconectar al 100%.

Otras, nos avisa con dolores musculares, cargando nuestra espalda con dolores terribles que no nos dejan ni trabajar ni dormir.

Y si a esto no le hacemos caso, nuestro cuerpo nos puede enviar las señales de mil otras formas: insomnio, ansiedad… Todos derivados por altos niveles de estrés y no haber sabido interpretar las señales de nuestro cuerpo.

Cuando eres emprendedora (ya sea online u offline) y no tienes empleados a tu cargo, es sumamente importante que, tomes conciencia de estas señales y, sepas interpretarlas.

 

¿Por qué es tan importante cuidarse para nuestro proyecto?

Porque tu proyecto depende al 100% de ti.

Y si tu no estás bien, tu proyecto tampoco lo está.

Esto puede hacer que a la larga, tu facturación, esa que te ayuda a pagar las facturas y a comer, se puede ver afectada.

Por ese motivo, querida emprendedora, te invito a que sigas leyendo este artículo en el que hablaremos más a fondo de como cuidarnos por dentro, para que esto se vea por fuera y, afecte de forma positiva a nuestro proyecto y que a la larga, ayude a mejorar nuestra facturación.

 

Cuidarse para mejorar tu proyecto

 

¿De verdad, afecta de forma positiva cuidarse en la mejora de tu proyecto?

Sí. Sin lugar a dudas.

Si te cuidas, mejoras tu alimentación y te preocupas por mantener el equilibrio cuerpo/mente esto ayudará a reforzarte por dentro.

Cuidarse no sólo se refiere a alimentación y equilibrio cuerpo/mente. También implica darse caprichos de vez en cuando, y darse algún premio puntual tras haber sacado un proyecto adelante.

Una vez que se adapten estos cambios en tu interior se verán por fuera, afectando a todas las áreas de tu vida.

No sólo a la personal, si no a tu vida profesional.

Por lo que podemos afirmar rotundamente que mejorar tu estilo de vida, ayudará a mejorar tu autoestima y, por ende, a mejorar tu proyecto.

 

¿Por qué no vale sólo parchear la situación?

Quiero que te quede bien claro esto: poner un parche, y dejarlo a los 3 días, no te va a ayudar en absoluto.

Es más, el efecto será el contrario ya que en vez de ayudarte, te desmotivará y hará que te encuentres más irritable.

Es cómo cuando dejas de fumar entre diario pero te fumas dos paquetes diarios de viernes a domingo.

O, si te pasas la vida haciendo dieta pero de viernes a domingo te la saltas y te pones hasta arriba de bollos, dulces y comida basura.

Que te quede bien claro: un parche enmascara, pero no soluciona.

Puedes enmascarar los síntomas.

Creer que es mejor así.

Pero a la larga descubrirás que te estás mintiendo a ti misma.

 

Cuidarse para prevenir.

Lo mejor en estos casos, es cuidarte por y para ti, siendo la mejora de tu bienestar el punto clave.

Puedes empezar a hacerlo para revertir algún síntoma o problema que tengas actualmente (por ejemplo, desear bajar esos 5kilos para que se te vaya el dolor de rodillas), pero una vez que hayas conseguido ese objetivo, tienes que seguir cuidándote para prevenir.

Por eso, cuando te digo que cuidarte para prevenir será siempre la mejor opción, tienes que pensar que siempre, siempre tienes que mirar por ti.

Y lo mejor, es mantener ese cambio de hábitos, esa nueva forma de verte, para que todo vaya mejor a partir de ahora.

 

Siete beneficios de cuidarse.

Hay muchísimos beneficios por cuidarse, tantos que escribiría un artículo kilométrico. Por ese motivo, me voy a centrar en los que aquellos que afectan de forma directa a tu negocio online.

 

Beneficia tu autoestima.

Al comenzar a cuidarte, poco a poco empezarás a notarte mejor, tanto física como anímicamente, y esto repercutirá en tu autoestima, elevándola a su máximo exponencial.

Por eso cuidarse es tan importante. Recuerda que tienes que hacerlo por y para ti, y poco a poco comenzarás a notar las mejorías.

 

Aumenta tu fuerza interior.

Al sentirte mejor contigo misma, verás que no sólo mejorarás a nivel físico o anímico.

Podrás comprobar que tu fuerza interior aumenta, influyendo en todos los niveles de tu vida, tanto personal como profesional.

Y hablando del nivel profesional, aumentar tu fuerza interior hará que cada vez que te marques un objetivo consigas lograrlo, ya que no habrá nada ni nadie que te pare.

Y esto, es un maravilloso beneficio para tu negocio online.

 

Eleva tu seguridad.

A mayor autoestima, mayor fuerza interior y mayor seguridad en ti misma.

Las cuentas cuadran, ya que una mayor seguridad en ti misma te hará imparable a la hora de lanzar tu negocio online.

Además, puedes reforzar tu autoestima y tu seguridad con estas 24 píldoras positivas que escribí para ello.

 

Disminuyen tus miedos.

A consecuencia de la ecuación anterior, todos los miedos que sientes en todas las áreas de tu vida disminuirán si te sientes segura.

Y sobre todo, te ayudará a neutralizar aquellos miedos que te paralizan tanto a la hora de lanzar tu negocio online como a la hora de consolidarlo.

Entre los muchos miedos que existen, podemos citar la falta de apoyo a la hora de emprender. Puedes aprender a neutralizarlo con esta masterclass.

 

Aumenta tu concentración.

Recuerdo que cuando iba a la universidad, era incapaz de concentrarme si tenía que hacer algún trabajo o estudiar para los exámenes. En algunas ocasiones me iba a la biblioteca a estudiar, pero en la mayoría de ellas, prefería estudiar por la noche, cuando la casa estaba en silencio y podía concentrarme muchísimo mejor.

Por ese motivo, puedo afirmar que no es lo mismo trabajar en casa que en una oficina o un coworking, y a veces, habrás notado que es más complicado encontrar la concentración a la hora de ponerte a trabajar, ya que a veces, te centras en «las lavadoras que tienes que poner» o en hacer otras cosas antes que en el trabajo.

Cuidándote lograrás aumentar tus niveles de concentración, por lo que conseguirás sacar una mayor cantidad de trabajo en un tiempo menor, haciendo que tus precios puedan ascender y ofreciendo una mayor calidad a tus clientes.

 

Beneficia tu creatividad.

Al sentirte mejor y elevarse tu autoestima, también repercute en tu creatividad, algo tan importante cuando tienes un negocio propio y necesitas crear nuevos contenidos de calidad.

Así, cuidándote lograrás aumentar tu creatividad, tener ideas más brillantes y dejar a tu clientela y competencia con la boca abierta.

 

Aumenta tu reacción frente a situaciones adversas.

A veces, podemos experimentar situaciones adversas. Sobre todo, cuando emprendes online.

¿Por qué pasa esto? Al emprender de forma online, nos mostramos mucho y hay personas que o bien no entienden esta nueva forma de trabajar, o simplemente, no conectan contigo. Y en vez de decirlo en privado, lo dicen públicamente, creando polémicas innecesarias buscando debilitarte (muy pronto hablaré de este tema en profundidad).

Cuidándote conseguirás que aumente tu reacción y tu capacidad de llevar este tipo de situaciones, y además, lograrás sobre ponerte si alguna de estas situaciones te deja más tocada de lo debido.

 

¡Emprendedora! Cuidarse tiene muchos beneficios, los mejores son los que ayudan a crecer tu negocio - piopialo

Powered by Vcgs-Toolbox

Y tu, ¿ya has empezado a cuidarte para beneficiar a tu negocio?

¿Conocías estos beneficios?  ¿Has logrado alguno?

¿Crees que me he dejado alguno en el tintero?

¿Para qué quieres emprender online?

Cuando te ronda la idea de montar tu propio negocio, debes preguntarte primero, ¿para qué quieres emprender online?

Conocer la realidad que existe en torno al emprendimiento previamente es esencial, sobre todo si nunca antes has montado un negocio.

Por ese motivo, antes de lanzarte a la aventura o emplear tiempo y dinero en algo en lo que no estás 100% segura, sigue leyendo.

 

para qué quieres emprender online

¿Qué es un negocio online?

Trabajar online es algo totalmente nuevo. Apenas hemos comenzado a utilizar las herramientas que nos ha proporcionado la revolución tecnológica en el ámbito laboral.

Y cómo socióloga especialista en ciencias del trabajo, sé que el futuro estará en trabajar desde cualquier parte del mundo, el desarrollo web y poder tener clientela desde cualquier rincón del planeta.

La globalización nos ha otorgado esta nueva forma de trabajar, y si me llegan a decir hace 16 años que iba a influir tanto Internet, las redes sociales y las webs al mundo laboral y la forma de trabajar, no me lo habría creído.

Para empezar, tienes que tener claro que un negocio, sea online u offline, sigue siendo un negocio.

Y al igual que los que puedes encontrar en lugares físicos, los online tienen que tener unas bases, un plan de negocio previo y sobre todo, tienen que ser viables.

¿Qué diferencias existen entre emprender online y offline?

Grábatelo a fuego: lo único que diferencia a un negocio online de uno offline, es el lugar desde dónde trabajas.

Cuando tienes una empresa convencional, tienes una sede física que normalmente tiene unos horarios marcados, y la mayor parte de tu clientela entra al lugar dónde está tu oficina (o no).

Si trabajas desde tu casa o cualquier parte del mundo tendrás un negocio online, y, para no ser esclava de tu negocio deberías marcarte unos límites.

Con esto te quiero decir que si tuvieses que crear tu negocio en un lugar físico, cuando tienes una idea (por mucho que te guste la misma) antes de desarrollarla no te lanzas a trabajar a destajo en ella, ¿verdad?

En este caso, te pararías a pensar en qué es lo que ofreces, cómo lo vas a ofrecer, cómo estará decorado el local, que tipo de clientela quieres, en qué lugar ponerlo… ¿o me equivoco?

Pues igual pasa en el mundo online, ya que tienes que saber bien a quién te diriges, qué ofreces, el diseño de tu web, etc.

A mi me gusta mucho ver las cosas con ejemplos, son más visuales, así que aquí te voy a poner uno.

Ejemplo:

Si quisieses montar un gimnasio, no lo abrirías al lado de uno que hay ya abierto y tiene una clientela estable, ¿no?

Sólo sería viable que se abriese con un elemento 100% diferenciador e innovador (como por ejemplo, con opción a piscina, actividades colectivas totalmente diferentes o que aplique algún estilo de vida diferente).

Al igual pasa si entras a comprar a una tienda de barrio. En algunas ocasiones somos más fieles a la tienda de la esquina que aunque tenga un estilo más bien viejuno la dueña te trata como si fueses de su familia, en vez de en la tienda que es preciosa pero la persona que te atiende es antipática y a veces no sales corriendo por educación, ¿verdad?

Cómo te decía, es absolutamente igual en el mundo de los negocios en línea.

Personalmente pienso que últimamente se están creando emprendimientos online que son calcados unos a otros y parece que se han olvidado que hay que dar un elemento diferenciador, y este no es ni más ni menos que la marca personal.

 

¿Qué es la marca personal?

No es sencillo definirla en unas pocas líneas, por lo que muy pronto te hablaré de la marca personal en un artículo más detalladamente.

Pero para empezar, tienes que saber qué la marca personal es el elemento diferenciador más potente que hay en el mundo online, y resulta que la marca eres tú.

Al igual que la dueña de la tienda de barrio de la que te hablaba en el ejemplo anterior, deberías tratar a tus clientes cómo te gustaría que te tratasen a ti, aunque les veas a través de skype o te compren en línea.

Por ese motivo, muéstrate un poquito más. Da la cara. Sé espontánea y recuerda que tienes que ser transparente, ser tu misma. y sobre todo, ser humilde.

No tengas miedo por lo que los demás puedan decir, tú eres única y exclusiva y por lo tanto, tu negocio también tiene que serlo.

 

Razones para emprender online

Cómo respuesta a la pregunta que te he lanzado al principio del artículo «¿Para qué quieres emprender online?», sé de sobra que existen muchísimas razones (tantas como peces tiene el mar), y todas son tan válidas como si decides montar un negocio offline. Vamos a ver las principales razones que existen y voy a desgranar las ventajas e inconvenientes que tienen.

Las 5 principales son las siguientes:

Tener un empleo

Hay personas que piensan en emprender cuando son despedidos de su trabajo anterior y tras varios meses de desesperación buscando trabajo en «lo que sea» (incluso quienes no han tenido experiencia laboral anterior) deciden que si no encuentran empleo, se lo crean.

Ya sea reciclando sus conocimientos anteriores o cambiando totalmente de profesión, muchos de estos emprendedores online se lanzan a la aventura ya sea profesionalizando sus hobbys o desarrollando su talento mientras esperan una nueva oportunidad laboral.

Ventajas:

Es una forma totalmente lícita de poder aprovechar los recursos que han obtenido a lo largo de sus años de experiencia y ponerlos a disposición de los demás.

Desventajas:

El problema aparece cuando estas personas siguen manteniendo la misma mentalidad que tenían cuando trabajaban por cuenta ajena. Al final, acaban siendo esclavos de su propio autoempleo, y no disfrutan del emprendimiento en todo su esplendor.

 

Vivir sin jefes

Hay personas que deciden vivir sin jefes tras varios años trabajando por cuenta ajena.

Una mala experiencia laboral e incluso, la quemazón de tener que estar conviviendo con jefes autoritarios hace que haya personas que cuando son despedidas vean su liberación o decidan irse de forma voluntaria de su trabajo.

Este tipo de emprendedores saben qué errores no hay que cometer, y además de desarrollar su talento o profesionalizar sus hobbys, tienen una alta motivación para sacar adelante su proyecto, aunque a veces, no sepan cómo hacerlo.

Ventajas:

Al igual que en la anterior, se puede reciclar toda la experiencia que se ha adquirido a lo largo de los años desarrollando su profesión.

Desventajas:

La anarquía. Si no sabes poner límites puede hacer que procrastines más de lo necesario y nunca saques tu trabajo adelante.

 

Vivir de su pasión

Una de las mayores motivaciones que tienen los emprendedores online, es poder vivir de su pasión. Es posible que tras años de experiencia en un área, descubras que tu pasión es bien distinta a la que has desarrollado.

Aquí encajan muchos emprendedores que deciden profesionalizar sus hobbys o simplemente, se dan cuenta que el trabajo que han desempeñado a lo largo de los años no les transmite nada, y deciden dedicarse a aquello que realmente les apasiona (por ejemplo, personas que han desempeñado trabajos administrativos y deciden dedicarse al diseño gráfico).

Ventajas:

Mayor motivación, compromiso al 100%. Estas personas tienen además otra ventaja, que es conocer 100% qué es lo que quieren ofrecer y qué es lo que su cliente quiere adquirir.

Desventajas:

Con el cambio de profesión, puede aparecer el síndrome del impostor y esto puede hacer que los miedos y las inseguridades aparezcan y hagan tambalear todo su proyecto online.

 

Conciliación 100% real

Muchas mamis (y papis) deciden emprender cuando ven que no pueden atender a sus peques como deberían porque la conciliación laboral con la vida personal no existe en las empresas «de toda la vida». En muchas empresas, está mal visto que cojas una reducción de jornada, y mejor no hablemos del descanso por pa/maternidad.

Aunque parece que está habiendo cambios por parte del gobierno (al menos en lo relativo a los permisos por pa/maternidad), tiene que cambiar mucho todo para que la conciliación real en las empresas tradicionales sea un hecho y no sólo papel mojado o para mujeres, ya que poder coger la reducción de jornada o tener flexibilidad a la hora de entrar o salir del puesto de trabajo parece que sólo es para ellas.

Y hablando de cambiar las cosas, también deberían cambiar algunas de las preguntas que se hacen en las entrevistas de selección ya que no se a ti, pero a mi me preguntaron en las entrevistas que hice hace tiempo si tenía pareja o me planteaba tener familia en el futuro. Aclaro que esto es algo que es ilegal preguntar ya que es algo totalmente personal y discrimina a las mujeres sólo por el hecho de pensar en la familia.

Ventajas:

Poder conciliar al 100% y de forma real, salir corriendo o tomarte un día libre si tienes a tu peque malito o simplemente, poder disfrutar de ver crecer a tus hijos sin dejar de lado tu desarrollo profesional.

Desventajas:

Si no estableces límites, trabajar a deshoras y robarle tiempo a otras partes que también son muy importantes de tu vida como son el ocio o la vida social.

 

Vida de lujo

Anhelar la vida de lujo de los influencers o gurús sin tener ni idea de lo que quieres hacer es un arma de doble filo.

Si deseas establecer las bases de tu negocio online con la motivación de alcanzar la vida de lujo que algunas personas venden (ir en yates, recorrer el mundo, coches de lujo, etc.), tienes que hacerlo con mucho tiento.

Si piensas que tener un negocio online te va a dar una vida de lujo sin tener que mover un dedo, directamente no lo hagas porque no lo vas a conseguir y te vas a frustrar antes de que que pestañees.

Aquí es dónde puede aparecer el efecto halo del que tanto estudié durante mis años de carrera.

¿Qué es el efecto halo?

Hay personas que se endeudan por tener un bmw, o llevar un polo de Ralph Lauren (recuerda, centros comerciales como El Corte Inglés se auto-financian por el número de clientes que compran «a crédito»).

Tampoco dejamos de lado que haya personas que tengan ese efecto comprando dos coches, o televisiones en toda la casa, sólo por dar una imagen irreal, para mostrar o demostrar que tienen algo.

Por ese motivo, si tu motivación para emprender tiene más que ver con comprarte un coche de alta gama o el último modelito de Channel o Versacce, sólo te puedo decir una cosa:

Lo siento, debes bajar de las nubes, ya que un negocio online es algo serio, no el árbol del que crecen los billetes, además tienes que recordar una cosa, el dinero que llega fácil, se va más rápido todavía.

Ventajas:

Si trabajas duro, tienes una idea increíble y gastas con cabeza, es la opción ideal para poder emular a Bruce Wayne sin necesidad de convertirte en un murciélago volador que intenta salvar el mundo por las noches.

Desventajas:

Si no lo haces con cabeza, todo son desventajas. Si gastas más de lo que ganas y decides vivir por encima de tus posibilidades, es posible que cuando lleguen las vacas flacas y flojee el trabajo, tengas muchos problemas.

¿Para qué decidí emprender?

Bien, seguro que tras este artículo tenías dudas de mi para qué…

Pues te lo voy a contar en el siguiente vídeo, dale al play 😉


Cómo ves, decidí emprender online para poder ayudar a otras emprendedoras, poder trabajar en mi vocación y aprovechar todos los recursos de los que dispongo tras mis años de experiencia laboral gestionando y dirigiendo empresas de servicios.

 

Y tú, ¿te ves reflejada en alguna de estas razones? ¿Crees que me he dejado alguna importante por el camino? Si tu razón no se encuentra en las anteriores, cuéntanos en los comentarios para qué quieres emprender online y hagamos debate 😉

¿Y si sales de tu zona de confort?

Hace tiempo que piensas en todo. En tu proyecto personal. En tu trabajo por cuenta ajena actual. De repente, una pregunta se cruza por tu mente: ¿Y si sales de tu zona de confort? Más, bien, una batería de preguntas… ¿Y si te lanzas de una maldita vez al vacío y pruebas con tu proyecto? ¿Y si dejas ese trabajo que tan infeliz te hace y luchas por aquello que realmente te hace feliz?

Sí, se que tienes miedo. Llevas tanto tiempo pensando, tanto tiempo posponiendo todo, que crees que no vas a lograrlo nunca. Cada vez que te decides a lanzarte, surge una salvedad y otra. Y sigues cediendo a aquello que tanto mal te hace sólo porque tienes miedo.

Y cada día ese miedo es mayor, tan grande que te llevó a cambiar tu forma de ver la vida, viendo sólo lo negativo, creyendo que lo que haces no merece la pena y piensas en tirar la toalla.

Pero no sólo tienes miedo. Sientes que eres una impostora. Qué esto no es para ti. Te das por satisfecha cada vez que rozas con las yemas de los dedos la felicidad de sacar tu proyecto adelante, y, siempre hay algo que hace que vuelvas a pensar qué debes seguir en tu oficina gris, trabajando por el sueño de otro y, dejar tus ilusiones de lado.

Y, poco a poco te vas quemando.

Y te encierras más.

Sigues en tu zona de (mierda) confort.

SAL DE TU ZONA DE CONFORT

¿Qué es la zona de confort?

Es la zona de mierda en la que te encuentras ahora mismo.

Sí, cómo lo has leído. Tu zona de mierda tal cual.

Aquel lugar en el que te encuentras, con el barro hasta el cuello (o mierda, lo que tu prefieras), comiéndote los marrones de los demás.

Es el lugar al que el refrán llama «lo malo conocido».

Y dónde estás calentita, tan agustito sin hacer nada nuevo, que te da lo mismo lo que suceda en el resto del mundo.

Pues hija, tu sabrás… pero te aseguro que lo bueno por conocer, te puede dar muchísimas más alegrías que seguir en lo malo conocido… ¿das el paso o te quedas aquí?

 

¿Cómo puedo salir de mi zona de confort?

Abriendo los ojos.

Dándote cuenta tu misma que ya no puedes seguir así.

Haciendo día a día un poquito más. Creando. Dando pasitos que poco a poco te llevarán a lograr mucho más.

Con tenacidad y paciencia.

Siendo tu misma.

Y liberándote de las cadenas invisibles que te atan a un lugar en el que ni quieres ni debes estar.

 

¿Qué puedo hacer para no volver a la zona de confort?

No tener miedo.

No te recluyas.

Sal sin miedo.

Lucha por tus sueños.

Confía en ti.

Y en tu proyecto.

¿A qué esperas para hacerlo?

 

Sí, todo eso está muy bien, pero ¿cómo puedo hacerlo en la práctica?

Cada caso es diferente y, créeme que lo que funciona a una persona no le puede funcionar a otra. Es decir, lo que a mi me ha funcionado, a ti puede que no te funcione.

Pero si sigues tu instinto, y te apoyas en un grupo de emprendedoras que esté en un nivel similar al tuyo, lograrás grandes avances. En mi caso, gracias a la apuesta que hice con Laura que consistía en escribir un post, que ella si escribió y yo no, (aquí puedes leerlo), me lancé a hacer un taller en directo en instagram y la fanpage del que salió mi servicio de mastermind.

Y de ahí, han salido más retos y proyectos, qué, si no hubiera reventado la burbuja de zona de confort en la que me había metido, no habría imaginado. Pero basta de hablar de mi…

 

¿Y si sales de tu zona de confort?

Ahora en serio. ¿Por qué sigues ahí? ¿Por qué limitas tu creatividad? ¿Y por qué te limitas a ti misma? ¿Qué es lo que te impide salir de allí?

Vamos a ser francas. Si sigues en tu trabajo gris con la excusa «tengo que pagar facturas a fin de mes» o «es que tengo la mala costumbre de comer», tu misma te estás limitando. Estás proyectando, de forma inconsciente energía negativa, ya no sólo respecto a tu trabajo actual, sino a tu situación y el proyecto de futuro.

Porque si lo que quieres es triunfar con tu proyecto, tienes que trabajar en él. Y tener la mente abierta.

No tienes que ser esclava del tiempo, ni de tu proyecto. Tienes que trabajar duro, dentro de los límites que marques y, seguir sintiendo la pasión por tu proyecto.

Porque cuando un proyecto por cuenta propia deja de apasionarte, se convierte en un trabajo. Y ser esclava de un trabajo que no te reporta ningún beneficio ni ninguna pasión, no merece la pena.

Y te lo digo por experiencia.

Llevo más de 10 años a mis espaldas trabajando por cuenta propia. Y sé lo que es trabajar por inercia. Odiando las tareas que haces. Y dejar la pasión, la creatividad de lado. Llegando a perder hasta la ilusión por todo.

Por ese motivo, querida emprendedora, te animo a que salgas de tu zona de confort, le hagas una peineta a todo aquello que te quema y hace recortes a tu creatividad y libertad (tanto creativa, como horaria y financiera) y luches, sueñes a lo grande y consigas todo lo que te mereces.

Porque te lo mereces.

No lo olvides.

 

Y tú, ¿en qué situación estás? Cuéntame en comentarios si necesitas salir de tu zona de confort o si por el contrario ya has salido y vives más feli que una perdiz ?