Si tu también tienes desglosados tus objetivos al máximo detalle (anuales, semestrales, trimestrales y mensuales). Si has detallado ya las acciones a realizar en tu proyecto. Sin olvidar describir el tipo de publicación en cada medio a tu alcance. Y aun así, sientes que no sabes por donde tirar, bienvenida al club del bloqueo.

Hay momentos en la vida de una emprendedora en los que el bloqueo se instala y parece no querer irse. Se anquilosa como si fuese la grasa más grasienta que pueda existir y nada, no hay manera de poder seguir porque solo ves un montón de objetivos y acciones, pero no sabes como continuar.

Esto que te cuento es algo que suele pasarnos bastante a menudo.

No deja de ser una forma en la que nuestra cabeza dice basta y nos obliga a ver nuestro proyecto con perspectiva.

Y es que cuando decides emprender, todo es un jaleo si no lo haces bien.

Tienes que tener todo muy claro, empezando por tu para qué, siguiendo por establecer tus métodos y seguir un procedimiento si no quieres volverte loca.

Y aun así, no te aseguran que no te vuelvas loca entre la gestión fiscal de tu negocio, la gestión de la web y de las redes sociales, y, lo más importante: la ejecución de tu proyecto.

Aunque es verdad que es más común que suceda varias veces al principio de nuestra vida (sobre todo en la época académica), cuando pasa llevando nuestro propio negocio nos puede llevar al caos.

Bloqueo y ahora, ¿qué?

De hecho, aun recuerdo la última vez que me bloqueé en un examen. Fue hace once años (joder, cómo pasa el tiempo) en una asignatura de cuyo nombre no logro acordarme en primero de ciencias del trabajo.

Miraba la pregunta. Buscaba la respuesta en mi mente. Y entre en un bucle. Miraba. Buscaba. Y no encontraba nada. Total, que me entró la risa floja y me puse a reír. No, no soy una psicópata.

Simplemente, de los nervios que tenía ya de por sí por el examen, el hecho de quedarme en blanco me hizo reaccionar así. Sólo decir que por mucho que lo piense, no recuerdo de que iba, sólo que fue la última asignatura que llevé a septiembre en mi vida académica.

¿Cómo salir del bloqueo?

No es fácil y al igual que otras muchas cosas, no nos enseñan a gestionar este tipo de situaciones cuando nos quedamos en blanco o bloqueadas, ni a nosotras, ni a la persona que recibe el bloqueo. ¿O acaso crees que la reacción del profe cuando me quedé esa vez en blanco me ayudo?

Así que voy a darte varias claves, trucos que llevo a cabo cuando me bloqueo, para que aprendas a gestionar la situación y logres salir del caos.

8 trucos para salir del bloqueo

Haz una tarea sencilla

Sí, así como lo lees.

Hacer una tarea sencilla te hará desconectar del bloqueo y de la carga mental que supone haberte quedado en blanco.

Tareas como planchar u ordenar un cajón te ayudará a que veas todo con más perspectiva.

Sal a caminar

Si el tiempo te lo permite, sal a caminar durante un tiempo (mínimo 30 minutos). Esto hará que el aire fresco (suponiendo que no hay 40º a la sombra) te ayude a desconectar tu cerebro y le de otro sentido a tu mente.

Escucha tu música favorita

Esta es de mis claves favoritas. Poner en bucle mis canciones favoritas hacen que mi mente salga del colapso.

Baila

Y no sientas miedo por ello, aunque sea de forma des-coordinada te ayudará a sentirte mejor.

Canta

Ya que estás, y aunque desafines un poquito, coge el micro (o el cepillo del pelo) y canta.

Dibuja

Si, aunque sean unos garabatos en una hoja en blanco. A mi me viene fenomenal para dejar la mente en blanco.

Colorea

Como cuando apenas eramos preescolares, coge tu dibujo y colorealo. O bien, colorea unos mándalas. Te ayudará a sentirte muchísimo mejor.

Escribe

Otra de las acciones que realizo cuando me bloqueo, es escribir… Aunque sea vagamente y frases sin sentido. Me ayuda bastante para aclarar mi cabeza y por supuesto, a salir de esa fase de bloqueo.

¿Sigues a vueltas con tu bloqueo?

Quizás estos trucos te sirvan, o no…

Pero si tras practicarlos sigue bloqueada, no desesperes.

Es común que haya días que suceda, así que aprovecha para darte una ducha, sal con tus amigas o simplemente ve a tomar un café a tu cafetería favorita acompañada de ti misma.

Si estas en esa situación ahora, aprovecha y desconecta por hoy, ya verás como mañana el bloqueo se ha marchado y lo verás con más perspectiva.

Para terminar, te cuento mi último bloqueo…

Quiero que sepas que me ha costado muchísimo escribir esta entrada, ya que miraba mi cuaderno (siempre detallo las ideas principales del artículo que voy a escribir en un cuaderno antes de ponerme a ello) y estaba en blanco, bloqueada como no lo había estado nunca.

También ha influido muchísimo que dejé todo paralizado durante meses, como has podido comprobar llevaba desde enero sin publicar ningún artículo en el blog.

Pero fue volver a poner en practica todas las claves que te he detallado en el apartado anterior, empezando por escribir en la nueva cuenta de instagram y conseguí salir de la situación de bloqueo.

Que por cierto, allí encontrarás desde los lunes positivos a consejos y reflexiones para emprender, así que si no quieres perderte nada, ¡Ve a seguirme!

Y tú, ¿qué haces cuando te sientes bloqueada? ¿Cómo solventas los bloqueos? ¿Has realizado algo especial cuando has tenido que volver a hacer algo tras un periodo de tiempo bastante largo? ¡Cuéntanoslo y hagamos debate!

24 pildoras positivas para aumentar tu autoestima y la seguridad en ti misma

Suscribete a la newsletter y recibe contenido exclusivo.

Sólo por suscribirte recibirás las 24 píldoras positivas para aumentar tu autoestima y la seguridad en ti misma.

Consentimiento

¡Gracias por suscribirte a la newsletter! Recuerda confirmar tu correo electrónico y añadir la dirección a tu lista para no perderte nada ;)