Seleccionar página

Cuida tu mente y descubre porqué es tan importante

Aun recuerdo cuando comencé hace más de siete años la sección de los lunes positivos. En ella cada semana hablaba de un tipo de autocuidado, y, era el post más leído de la semana. Este 2021 me he propuesto recuperarlos, y publicar semanalmente un artículo relacionado con mis temas fetiches: positividad, conciliación y emprendimiento. Y la apuesta para este reestreno es muy importante: cuida tu mente.

La mayor parte del tiempo vivimos en piloto automático, no valoramos lo que tenemos y vamos con prisas a todas partes. Y se nos olvida lo más importante: cuidarnos.

Y esto, cuando eres emprendedora se nota y pasa factura.

Porque te lo he dicho muchas veces, tener un negocio es duro, y emprender no es fácil. Cuando oigo o leo mensajes en los que te venden la moto diciendo lo fácil que es emprender, lo pronto que vas a ganar dinero, y demás, mi mente empieza a chirriar.

Y es que emprender online es muy parecido a tener un negocio físico. Al igual que en ese supuesto, tienes que tener muy claro todo lo que quieres conseguir con tu negocio, planificar tus tareas, conocer a tu cliente y vender.

Y al igual que si gestionas una tienda en la esquina, si no te cuidas, te quemas.

cuida tu mente

Cuida tu mente: porqué es importante.

Cómo te he avanzado en la introducción de este artículo, ir en piloto automático no te ayuda, es más, te puede suponer mayores problemas y quebraderos de cabeza a lo largo del tiempo.

No quiero parecer tremendista, pero es así, y lo tengo comprobadísimo:

Al ir en piloto automático muchas de las tareas que hay que hacer cuando se tiene un negocio propio, se hacen por rutina sin parar a ver porqué es importante.

Se dejan tareas importantes a medias o guardadas en el cajón para hacer más adelante y terminan convirtiéndose en tareas urgentes, lo que hace que vayas agobiadísima por la vida, necesites días de 48h y aun así, no te de la vida para todo lo que tienes que hacer de forma obligatoria.

No te planteas delegar algunas tareas. Muchas veces, por falta de ingresos. Otras, porque crees que nadie lo hará mejor que tu. Y te agobias de todo lo que tienes que hacer, se te hace bola y, dejas de hacer las cosas o simplemente, las haces con desgana y sin ningún interés.

Incluso, no te das cuenta y cada 30min asaltas el frigorífico o la despensa, ya sea por estrés, ansiedad, o simple aburrimiento porque te sientes agobiada, lo que hace que te sientas aun peor.

Y eso en vez de ayudarte, hace que todo se desquebraje.

Que te sientas culpable y olvides tu propósito.

No te centras y no te cuidas, y si no has llegado a caer en rutinas que odias, agobios a todas horas hasta el punto de llegar a quemarte, crees que estás a punto de llegar a ello.

Rutinas que te hacen pensar que cada día haces más de lo mismo, no te motiva nada y sólo quieres estar debajo de la manta..

Agobios porque no llegas a entregar ese proyecto, no llegas a esa clase que tienes que dar, es algo que te hace sentir y quedar mal.

Y te quemas, porque sientes que estás en una bola que cada vez se hincha más y te sientes prisionera de ti misma, de tu negocio y tu vida.

Llegado a ese punto, tienes dos opciones:

Tirar con todo lo que sea, a pesar de sentirte quemada y asqueada, deseando que se acabe tu jornada de trabajo y maldiciendo todo el tiempo (algo que no mola cuando se trata de tu propio negocio).

Tirar la toalla y mandarlo todo a freír espárragos, con la carga mental que supone hacerlo y darle vueltas a haber invertido tanto esfuerzo, tiempo y dinero en algo que no ha salido porque te has olvidado de lo más importante: cuidarte.

Por eso, si estás en alguna de estas fases o te ves cerca de alguna de ellas, es necesario que desde este minuto comiences a cuidar tu mente.

Cuida tu mente: en qué te ayuda.

Y no es porque te lo diga yo.

Está comprobadisimo que los autocuidados aplicados en cualquier área de nuestra vida son beneficiosos.

Además de ser preventivos y evitar algunas enfermedades, practicarlos a diario te puede ayudar de múltiples formas.

Y lo mejor de todo es que da igual si lo haces por cuestiones personales o profesionales, ya que te beneficia en todos los sentidos.

Existen diferentes tipos y formas de practicar los autocuidados, en mi opinión tras practicarlos desde hace más de 8 años, cuidar tu mente es la principal.

Porque te ayudará a aumentar la creatividad.

A mantener el foco.

Ayuda a evitar distracciones.

Ayuda a seguir motivada.

Aumenta tu seguridad.

E incluso, las ganas de hacer cosas.

Evitará las visitas tan indeseadas al frigorífico y la despensa.

Te ayudará a gestionar la ansiedad causada por el estrés que conlleva mantener un negocio.

Te dará paz mental.

Y no pagarás tus frustraciones con tus familiares.

Te ayudo a cuidar tu mente

¿Ya ves más clara la importancia de cuidar tu mente?

Pues tengo un regalito para ti.

He preparado un taller gratuito en el que aprenderemos las 4 claves esenciales para cuidar tu mente si tienes negocio online, aplicables desde el primer momento.

¿Necesitas más información?

Descúbrela aquí: Taller cuida tu mente si tienes un negocio online.

Además, te llevarás un regalito por apuntarte al taller.

Creatividad y positividad. Dos cualidades que necesitas para emprender

En este artículo te quiero hablar largo y tendido sobre creatividad y positividad, dos cualidades 100% necesarias que necesitas a la hora de emprender.

De hecho, en muchos de los artículos que puedes leer en el blog podrás encontrar referencias directa a la conexión de ambas, cómo es en el de crear es poder o en Cuidarse para mejorar tu proyecto.

Es más, hace ya unos años escribí sobre los beneficios creativos de una actitud positiva como invitada en mimoilus, un artículo que me encantó escribir y compartir con Rosa.

Y ahora, voy directa al tema, basta ya de tanta nostalgia que al final, me lío y no te cuento nada 😉

Creatividad-y-positividad

¿Qué tiene que ver la creatividad con la positividad y emprender?

Vamos al principio, y no hace falta que te vayas muy lejos en el tiempo.

Es posible que justo ahora te encuentres frente a una hoja en blanco, sin saber qué decir.

Esto es algo que he vivido durante mucho tiempo.

De hecho, durante varias épocas de mi vida mis tiempos solían ser así, unos días con las musas a tope, y otros, sin señales de ellas.

Hasta que me di cuenta que estaba confiando más en esos momentos en los que la inspiración venía que, en mi profesionalidad y saber hacer.

Y no pasa nada.

Darte cuenta de esto, es bueno y positivo.

Ya que el mero hecho de darse cuenta de dejar en manos del azar la creatividad, te hace más consciente de poder cambiarlo.

Y así, volverte creativa en tus tiempos de trabajo que realmente es cuando deberías serlo.

Aunque es cierto que cuando nuestra mente está relajada, funciona mejor.

Porque no se si te habrá pasado, pero para mi, el momento de darme una ducha es un flujo constante de ideas, que muchas veces se van por el desagüe ya que no tengo manera de cómo anotarlas.

Y obvio, cuanto más creativa seas, va a ser mejor para tu negocio.

Grábate a fuego que la creatividad, la originalidad, la autenticidad y la persistencia son claves a la hora de emprender de forma honrada.

Es mejor que seas original y auténtica, creando una comunidad sólida aunque vayas poco a poco con tu negocio, que crecer como la espuma a base de mentiras y engaños, ya que el día que la mentira se pille, perderás toda tu credibilidad.

¿Por qué tengo que tener una actitud positiva para mejorar mi creatividad?

Querida, tener una actitud positiva te va a ayudar más de lo que crees en todos los ámbitos de tu vida., ya que te ayudará a mantener tu mente a raya en época de incertidumbre, a concentrarte más y mejor y sobre todo, a poder canalizar toda tu energía en cada tarea que hagas, aunque sea larga y tediosa.

Además, para ser más creativa, sobre todo en los momentos que tú elijes, necesitarás adoptar una actitud que te enamore incluso a ti misma.

Y todo esto aplicado a tu negocio se traduce en una mejora continua y garantizada.

Por esta misma razón hoy te voy a dar varios trucos para fomentar tu creatividad en el momento de ponerte a trabajar, todos probadísimos por mi y que me han funcionado.

6 Tips para fomentar tu creatividad

Dedica un ratito para ti

Un ratito para ti, en el que reine el silencio o puedas mantener tu mente en blanco por unos minutos te ayudará a coger fuerzas para mantenerte con energía durante todo el día, lo que fomentará tu creatividad.

Lee a diario

Leer es algo básico para ser más creativa. Aunque las lecturas obligatorias a lo largo de los años escolares nos han hecho mucho daño, leer sobre el tema que sea te ayudará a ampliar conocimientos, a sacar ideas sobre lo leído relacionado con tu tema, a concentrarte y a relajarte.

Crea el hábito de escribir

Quizás al principio te cueste, por ello ten presente que no pasa nada porque te quedes en blanco delante de tu página, lo importante es que te pongas a ello. Ponte todos los días, y recuerda que no hace falta que escribas diez mil palabras, sólo con el hecho de ponerte, escribir unas líneas y fomentar el hábito, estarás llamando directamente a la puerta de la creatividad.

Escribe tus ideas

Ya sea en una libreta que lleves siempre contigo, en las notas de tu smartphone o en algún grupo en el que estés sola de whatsapp o telegram, escribe todas aquellas ideas que se te pasen por la cabeza (incluso las que creas que son más absurdas), porque serán de gran ayuda a tu yo creativa.

Realiza alguno de tus hobbies

Ir a pasear, de compras, hacer deporte… En cualquiera de tus aficiones podrás cruzarte con tu yo creativa y salir con una idea ganadora.

De hecho, aun recuerdo como hace unos años en clase de spinning se me ocurrió la idea de varios artículos que plasmé por aquí, de hecho en este del Lunes Positivos – Llegar al objetivo o por ejemplo en el que hablaba del Deporte para ahuyentar a los fantasmas del pasado.

Concéntrate en el aquí y ahora

Aunque creas que este tip está más relacionado con la actitud positiva, tiene mucho que ver con tu ser creativo. ¿No te has dado cuenta que concentrarte en lo que haces en ese preciso momento, te sale más fácil?

Imagínate por un momento que estás cocinando tu receta favorita, o planchando tus camisas. En esas tareas pones tu atención plena. ¿O no te ha pasado que te has distraído por un momento y se te ha quemado la comida o una prenda de ropa?

Pues cuando te pongas a trabajar, haz lo mismo.

Deja el run run atrás y ¡concéntrate en aquello que estás haciendo!

Nika Herrera

Para terminar, no me gustaría irme sin preguntarte, ¿Qué opinas de todo esto? ¿Crees que es necesario para mejorar tu negocio tener una creatividad sana y mantener tu actitud positiva? ¿Añadirías algún tip más?

Cuéntamelo en comentarios, estaré encantada de leerte.

¿Bloqueada? Descubre como lo superé con tres tips de positividad

Este mes de septiembre no ha sido mi mejor mes. He tenido un montón de dudas y bloqueos en todos los niveles que me han saturado y obligado a posponer todo lo que tenía previsto. Llegué a tener un bloqueo terrible. De hecho, ha sido tal que, me llegué a plantear si seguir adelante con mi emprendimiento o tirar la toalla, y dejar que se esfumara mi propósito: vivir de mi negocio online para poder dedicarle tiempo de calidad a mi hija. Pero he logrado superar aquello que me había dejado bloqueada y a lo largo de este post te cuento cómo y te voy a dar 3 tips super rápidos para que te desbloquees en un abrir y cerrar de ojos.

Porque ser mamá emprendedora no es fácil. Conciliar tampoco. Y mucho menos en época de coronavirus. Las dudas y los miedos tanto personales como laborales aparecen y, como te pille de improvisto te llevan al lado oscuro, aunque tengas armas para combatirlo.

Quizás te estés preguntando, ¿pero cómo así? ¿Si la positividad está ligada a tu nombre?

Te lo explicaré para que lo entiendas mejor.

Puedes ser una persona positiva, que ve el vaso medio lleno (o lleno a rebosar), pero a veces, las circunstancias hacen que te bloquees. Qué aparezcan tus miedos y dudas más profundas, y que salga la negatividad que todos llevamos dentro.

Y eso no es malo.

No podemos reprimir la negatividad, al igual que no podemos reprimir el miedo, la ira, la tristeza, el asco o la alegría.

Son emociones y como tal, hay que sentirlas y escuchar lo que te quieren decir en cada momento.

Y sobre todo, hay que aprender aquello que nos están diciendo con su mensaje.

Sólo así, nos volveremos más sabias y escalaremos un nivel más en nuestro autoconocimiento.

Porque la vida trata de eso.

Conocerse.

E interiorizar el mensaje.

Y mejorar como persona.

Y sólo así, lograremos vivir nuestra mejor versión.

bloqueada

¿Qué he hecho para dejar de estar bloqueada?

La verdad es que no he hecho nada nuevo que no haya hecho previamente cuando me he sentido bloqueada al ponerme frente a una página en blanco.

Por suerte cuento con un montón de herramientas que he aprendido a lo largo de los años y me han servido tanto para eliminar la ansiedad y el estrés de mi vida como para superar el duelo por la marcha de un familiar muy cercano.

Eso sí, he estado meditando mucho estos días.

He conectado nuevamente con mi niña interior.

Y he llegado a la conclusión que no puedo seguir así.

No me malinterpretes.

La cuestión es que no puedo dejarme llevar por el bloqueo cada vez que surge y paralizar todo hasta nueva orden.

Así que vuelvo a la carga.

Renacida.

Con más ganas que nunca y decidida.

Es la hora de tomar acción.

Y de moverme en la dirección que quiero.

Sea correcta o no, es lo que me pide el cuerpo.

¿Lo lograré?

Es algo que me pregunto a menudo. De hecho, me lo pregunto más cuando estoy bloqueada que en otros momentos.

Por ello, estoy segura que pase lo que pase, el camino está para recorrerlo y disfrutarlo.

¿Qué sentido tiene si no es así?

Vuelvo.

Más fuerte.

Más positiva.

Y mucho más yo.

3 tips para dejar de estar bloqueada y superar un bloqueo creativo y/o emocional

Tal y cómo te dije al principio, aprovecho para darte tres tips que te ayudarán a superar un bloqueo creativo y/o emocional de la mano de la positividad, ya que no hay mejor forma para dejar de sentirse bloqueada que acudir a ella. ¿Preparada?

Escribe mucho

Inicia un diario, estrena ese cuaderno bonito que tenías apartado para alguna ocasión especial, y lánzate a escribir. Da igual sobre lo que escribas, lo importante es que lo hagas. Cuanto más escribas, mejor.

En mi caso, he iniciado un diario en el que escribo cada mañana un poquito y me ayuda a empezar el día con fuerza.

Reserva 10 minutos al día para ti

Ya sea para tomar un café tranquila, hacerte alguna rutina de cuidado o meditar. Este ratito debe ser sagrado para ti ya que te ayudará a cargar pilas y a estar más receptiva a la hora de crear.

En este caso, hace meses empecé a cuidarme el cabello con el método curly, y me reservo un ratito sólo para mi y para poder tomarme tranquila mi café mañanero (o el de media tarde) en silencio.

Agradece

Con este tema siempre soy un poquito intensita, pero la verdad, es que es totalmente necesario y te va a ayudar a desterrar las dudas, los miedos y los bloqueos que te encuentres en tu camino.

Da las gracias a diario, aunque sea por las cosas más simples que tengas a tu favor. Te dejo aquí un post en el que te cuento con más detalle los beneficios que tiene dar las gracias diariamente.

Y no te preocupes por lo que des las gracias, sólo tiene que ser algo que de verdad agradezcas.

Por cierto, recuerda que tienes que ponerte manos a la obra y empezar a crear, recuerda que crear es poder.

¿Y qué va a pasar a partir de ahora?

Seguro que te lo estás preguntando, ya que hace tiempo que no lees nada mío y puedes tener la percepción de que he tenido parado mi negocio durante mucho tiempo.

A partir de ahora volveré a publicar un post a la semana, en las redes sociales estaré realizando algún directo que otro para que puedas charlar conmigo, preguntarme alguna duda o te pueda explicar algún truquito que otro.

Además, estoy preparando muchísimas novedades que te van a encantar donde podrás descubrir cómo he unido mi profesión, mi pasión, el apoyo emocional y la conciliación.

¿Te gustaría venir conmigo a vivir esta nueva aventura?

Vente al grupo de apoyo emocional para emprendedoras y ¡Prepárate para dar lo mejor de ti!

Emprende para conciliar

Desde hace un tiempo, bastante diría yo, resonaba en mi cabeza el mantra «emprende para conciliar«. Es lo que hizo que finalmente tomará acción y me moviese. Dejase mi empresa y decidiese dedicarle todo mi tiempo a emprender, y así, poder conciliar con la crianza de mi pequeña de casi 11 meses.

Pero esto no siempre fue así.

emprende para conciliar

Mi experiencia previa en el mundo de los negocios.

Durante años, tenía jornadas interminables. Trabajaba a destajo. 24/7. No tenía vacaciones. Dejé de tener una vida, y vivía para trabajar.

No me podía quejar.

Durante muchísimo tiempo llevé íntegramente el departamento de RRHH y la gestión de la empresa.

A los ojos de los demás, era afortunada.

Trabajaba de lo mío desde antes casi de haber terminado mis estudios universitarios (soy licenciada en sociología y ciencias del trabajo). Y bueno, que trabajase 24/7 no importaba, porque, al fin y al cabo la empresa era mía.

Esto… ¿Había triunfado como empresaria?

Durante ese tiempo, fui mujer orquesta.

Me encargué de muchas áreas dentro de mi ámbito, desde la selección a prevención. Sin olvidar las tareas aburridas y repetitivas, esas que hacemos todos los meses los de rrhh y que nadie ve, pero hacen que todo salga adelante

También toqué otras áreas que fueron maravillosas, esas que muy pocos ven, y la mayoría en la facultad. Fue poder implantar el plan de formación, el de igualdad, el de conciliación, el de calidad y, el de acoso laboral entre otros.

Y me reunía. Con proveedores, clientes, y trabajadores. Acudía a hacer networking con los demás empresarios del sector.

Hacía supervisiones del servicio.

Me ponían la cara colorada.

Y también, se la ponía yo a otras personas.

Y llegaba a casa quemadísima, y lo pagaba con quien menos se lo merecía, la mayoría de las veces, mi madre.

¿Qué tiene que ver esto conmigo y con mi mantra «emprende para conciliar»?

Te cuento todo esto por varias razones.

La primera es que aun así, sé trabajar bajo presión.

La segunda, que la experiencia que tengo en negocios, muy pocas la tienen con mi edad.

Y tercero, me creí su discurso.

Me movía en un mundo de hombres. Me reunía con ellos (el 95% de los empresarios del sector son hombres, cuando el mismo porcentaje de personal operario eran mujeres), y aun así, apenas tenía visibilidad.

¿Por qué?

Por el sistema empresarial que ha habido siempre, en el que si eres mujer y estás en lo alto de tu carrera, tienes que renunciar a todo.

De hecho, me lo creí tanto que estaba convencidísima que no quería tener hijos (unido a que no me gustaban los niños que no pertenecen a mi círculo más cercano). Sobre todo por una cuestión: si los tuviese ¿qué haría con ellos?

Y de esto, tiene la culpa en gran medida el patriarcado y todas las cargas que se le echan a la mujer y de las que los hombres aun tienen mucho que aprender. Porque la mayoría de las mujeres retrasan su maternidad o deciden no ser madres tras una mal entendida igualdad en el mundo laboral.

Mi chip cambio: de empresaria a emprendedora.

De hecho, aun recuerdo una conversación que tuve con una colaboradora hace unos años.

Se me grabó a fuego.

Ella era la CEO de su empresa. Había tenido a su hijo unas semanas antes (justo acababa de terminar la cuarentena), y ya estaba trabajando. En su horario habitual. De sol a sol. La pregunté que porque no buscaba otra opción y me dijo que era la única forma de mantener su negocio.

Ahí mi cabeza explotó. Y decidí que, si algún día cambiaba de opinión y decidía tener hijos, no haría lo mismo.

No quería ver pasar mi vida dentro de esas 4 paredes que tanta ansiedad me generaba y perderme toda mi vida, incluida la posibilidad de que si los tenía, no poder ver a mis futuros hijos crecer.

Y fue cuando se me metió en la cabeza ese mantra, emprende para conciliar, en el que poder trabajar en mi pasión para que el día de mañana, vivir como quería y si la llamada del reloj biológico tocaba mi puerta, cuando tuviese descendencia, no perderme nada.

Emprende para conciliar…

Porque los planes de conciliación en las empresas son muy bonitos, pero,si tienes que estar de sol a sol dándolo todo, a la hora de la verdad, no sirven de nada. Que si, la seguridad de tener tu trabajo al lado de casa o poder irte corriendo a buscar al peque al cole es un plus, pero, ¿de verdad te crees que eso es conciliar?

Además, cuando decides emprender, tienes que saber como funciona un negocio. Cómo tratar con todos. Y no es sencillo.

Tener un negocio propio, no es fácil.

Ya no sólo es vender un producto y servicio de calidad, es ese trato de calidad que hará fidelizar a estos clientes y, por lo que te llamarán.

Por eso, si ves por ahí a alguien que te vende la moto y te dice que emprender es fácil, que tiene la solución mágica para ello, y que ganarás una pasta sin apenas esfuerzo, huye. Porque miente como un bellaco.

Tienes que esforzarte. Y debes saber tres cosas más.

3 cosas que debes saber si o si sobre tener un negocio si eres de las que emprende para conciliar.

La primera es que quizás, no te va a ir bien al principio. Si no te conoce ni tu vecino, si no saben qué haces ni cómo puedes ayudar, no vas a generar ingresos, pero tranquila, es cuestión de trazar un plan de acción, aumentar tu visibilidad y tener paciencia, recuerda, Roma no se construyó en un día.

La segunda, que los ciclos económicos influyen mucho. No es lo mismo que esté en crecimiento la economía que en recesión. Por ello, te animo a que si gastas más de lo que generas, sea en formación y mejoras en tu negocio, ya que si sólo inviertes en cosas que no tienen nada que ver, cuando llegan las vacas flacas, tendrás un problema.

Y la tercera, si tienes niños, tienes que hacerlo bien, echarle dosis de paciencia, y mientras no haya otras opciones (colegios, guarderías o abuelos como ha sucedido con la crisis del coronavirus) adaptar tus horarios a los de ellos para que puedas decir que eres de esas madres que emprende para conciliar.

Por ello, trabaja duro, sé constante e invierte en tu negocio. Ahorra y no despilfarres en cosas que no van a generarte más beneficios. Es mejor que inviertas en formación, eso si, siempre con cabeza y que te haga crecer. Y por favor, no te vayas a ir al típico curso que te cuesta 10.000€ y te promete el oro y el moro para que hagas lo mismo qué esa persona vendiéndosela a dos más y piensa dos veces antes de invertir en un objeto caro e inútil.

Y tú, ¿eres de las que vive para trabajar o emprende para conciliar?

¡Cuéntamelo en los comentarios!

Emprender y conciliar: 5 razones por las que es la mejor solución para ti

Lo sé, tienes dudas. Y no sabes cómo afrontarlo. En tu cabeza resuena cada vez con más fuerza algo, pero las dudas, la falta de apoyo y, toda esta situación de incertidumbre hace que eso de «emprender y conciliar» lo veas cómo algo inalcanzable.

Llevas tiempo dando vueltas a emprender tu negocio online, pero, a la hora de la verdad, te entran los miedos, te quedas petrificada y decides seguir haciendo malabares entre tu vida profesional y personal, que con el confinamiento se ha desbordado.

Tienes claro que quieres conciliar al 100%, lo máximo posible. No perderte nada del crecimiento de tu bebé.

Sientes que los horarios interminables de tu trabajo te desbordan, sobre todo ahora que sabes que una personita depende de ti, y, si sigues en ese circulo no podrás dedicarle ni siquiera una hora de calidad, ya que no quieres llegar agotada a casa del trabajo, dedicarle un ratito y enviarle a dormir.

Te preguntas, ¿dónde queda eso de la conciliación? ¿Qué puedo hacer para pasar más tiempo con mi peque, sin tener que renunciar a mi carrera profesional?

Y justo vuelve la idea de emprender a tu cabeza. Pero no sabes muy bien ni cómo hacerlo, ni si merecerá la pena.

Aun así, te atrae la idea de ser tu propia jefa. De marcar tus propios horarios. De pasar más tiempo con tu bebé. Y, entonces, buscas más información. Necesitas tener una razón más que avale todo lo que sientes, todo lo que piensas, lo que necesitas.

Emprender y conciliar, 5 razones

5 razones para emprender y conciliar

Tus prioridades han cambiado

Y todo lo que creías entorno a tu actividad laboral, también. Ahora, tu prioridad es tu peque, y te es indiferente lo que digan los demás. Todo ha pasado a un segundo plano, y lo que importa es el bienestar de tu bebé, y si para ello tienes que cambiar el rumbo de tu vida profesional, lo vas a hacer.

Crianza respetuosa

No quieres repetir los mismos patrones familiares y, para ello, en tu interior resuena la crianza respetuosa. Y el dilema se vuelve palpable cuando piensas que, si sigues en tu trabajo por cuenta ajena, quizás las fustraciones que no se solucionen en la oficina acabes pagándolas con tu peque, que es quien menos lo merece.

Por ello, cuando piensas en emprender y conciliar desde casa aunque sea complicado, será más agradecido que cargar con los marrones de los demás y podrás así criar como realmente quieres.

Tiempo de calidad con tus hijos

Esta es la mayor razón de todas. ¿Jornadas interminables? ¿Entras en la oficina cuando sale el sol y vuelves cuando el sol se pone? ¿Te vas de casa cuando duermen y vuelves cuando toca acostarles?

Eso no es pasar tiempo con tus hijos. De hecho, es todo menos eso. Si decides emprender y conciliar, al menos, podrás pasar tiempo con ellos.

Si vives para trabajar, que sea en tu propio negocio.

Dedicarte a lo que te apasiona

Y lo que te apasiona, puede que no tenga nada que ver con lo que has estado haciendo profesionalmente toda tu vida.

Recuerdo cuando tocó hacer la matricula de la universidad, tras la selectividad. Cómo tenían prioridad aquellos estudios superiores que tenían una mayor salida laboral o una mayor retribución, que aquello que tenía que ver con la vocación.

Y he visto cómo la vocación y el talento de muchos amigos se iba literalmente por el retrete.

Personas que aman otras áreas, que cada vez que hablan de esos temas se les ilumina los ojos, la cara, pero que profesionalmente, no tenían salida. Y mientras, en su día a día se dedican a algo que, ni les gusta, ni les motiva, sólo les ayuda a pagar facturas.

Así que si estás harta de girar en esa rueda, y, quieres hacer aquello que realmente te gusta, emprender y conciliar es la mejor solución.

Libertad horaria y financiera

¿Quién te ha dicho que no puedas tener libertad horaria y financiera al emprender y conciliar desde casa?

Es que quizás, tu trabajo habitual esté mal remunerado. Y, sinceramente, hacer algo que odias para cobrar un salario que ronde el SMI a cambio de jornadas interminables, no ver a tus hijos y acabar el día de mala leche, no compensa.

Si decides emprender y conciliar, lleva por delante dos cosas: la primera es que los horarios los pones tú, y si tienes hijos muy pequeños, es posible que al principio no puedas dedicarle más que un par de horas diarias.

La segunda viene de la mano de esta, ya que al principio, si no puedes dedicarle más de media jornada a tu negocio, quizás no vas a ganar más de lo que ganas por cuenta ajena. Incluso, habrá un tiempo en el que tirarás de tus ahorros personales. Poco a poco, cuando tu negocio se estabilice, verás las ganancias. Y aquí, el límite de lo que cobres lo vas a poner tu, no el dueño de una multinacional.

Eso si, recuerda que los impuestos que pagues, es lo que corresponde por los servicios que ofreces, y a más servicios, más se recauda para hacienda, y, sinceramente, eso es señal de que tu negocio va viento en popa.

¿Aun no tienes claro si emprender y conciliar es para ti?

Si aun sigues dudando, tras conocer estas 5 razones, te diré algo que he aprendido en el último año

El tiempo que pases con tus hijos ahora, que son pequeños, nunca volverá. Por ello, dedícales todo lo que necesiten, y ahora, en sus primeros años, es cuando más te necesitan.

Si te ronda la idea de emprender, hazlo.

Infórmate, pregunta y recuerda que puedes comenzar con ello poco a poco para que, cuando tengas todo claro, lanzarte.

Pero no dejes pasar la oportunidad de ver crecer a tus hijos por seguir un estilo de vida que, como has visto, ya no casa contigo.

Y tú, ¿qué opinas? ¿Encuentras alguna razón más?