Seleccionar página

La chica buena y su negocio

Hace unas semanas devoré el libro «El síndrome de la chica buena» de Marta Martínez Novoa. Lo adquirí por impulso para documentarme en algo que estoy trabajando. Lo que no sabía era que iba a ver una parte mía reflejada en ello, esa en la que he estado trabajando en el último año y en la que trabajo con mis clientas.

Para empezar, te diré que este síndrome afecta a las emprendedoras de una forma bastante interesante y que descubrirás a lo largo de este artículo.

la chica buena y su negocio

El detonante.

Como bien sabes, llevo años en esto del emprendimiento y siempre he creído en ello, aunque los demás me llamasen pirada por vender la empresa cuando nació mi mayor.

Pero cuando peté hace un año y medio perdí la ilusión por lo que hacía.

Lo que sentía era la chica buena.

Sentía desmotivación, que vivía en el día de la marmota y que a pesar de invertir en varios cursos y formaciones con gente top, no avanzaba.

Sentía culpa y que a pesar de estar todo el día trabajando, hacía poco o nada.

Que iba como un pollo sin cabeza apagando fuegos, y que me organizaba como el culo.

Sentía que cada vez que le daba la mano a alguien, me tomaba el brazo al completo.

Y por supuesto, que nadie me veía (y que los que lo hacían, era para criticar, darme un consejo no pedido, dañarme o venderme algo).

Sentí que era un fraude.

Mi síndrome de la impostora se activo.
Pero lo que me había llevado allí no era «la impostora».

Lo que me había llevado ahí… características de la chica buena.

Lo que me había llevado a ese punto fue algo mucho más profundo:
Cumplir los deseos y expectativas de los demás, dejando todo lo que requería mi negocio cuando alguien me necesitaba. 
Olvidarme de mi misma, porque me exigía a trabajar hasta el límite. Estaba en pleno puerperio y me enfocaba en seguir forzando sin cuidar mi descanso ni escuchar a mi cuerpo cuando más necesitaba ese descanso.
Sentirme invisible y silenciarme hasta el punto de no dirigir la palabra ni a mi chico, porque el ruido exterior me martirizaba y sentía que lo que tenía que decir no le importaba a nadie, o, si escuchaban lo que tenía que decir se irían.
Sentía que mi vida era la de un personaje secundario, sobre todo por las  noches cuando me acostaba y la ansiedad se disparaba: me quedaba en silencio y atrás del todo, lo ideal para no destacar.

En el fondo de mi, sabía que esto no era explícitamente el síndrome de la impostora. Así que decidí investigar. Y, hace apenas un mes lo descubrí: era «la chica buena».

Mi proceso para trabajar con «la chica buena» y su negocio.

Y lo que más me impactó fue que sin saberlo, desde marzo de 2023, cuando empecé a trabajar en mis heridas de rechazo y abandono de la infancia (telita lo que había ahí), y creé mi propio proceso para volver a la paz mental cuando la ansiedad, la ira o un comentario hiriente llamase a la puerta, había estado trabajando en ello.

Me flipó leer sobre la chica buena y ver como desde hace un año he estado gestionando mi tiempo priorizando mi bienestar y dedicando la gran parte del mismo a mi autoconocimiento, autocuidado y creatividad, cómo transformé esas creencias que me limitaban y aprendí a poner límites.

Mi objetivo: sanar aquellas heridas que traía desde la infancia, y volver a encontrar ese punto de equilibrio para que mi negocio y mi vida personal se mantuviese.

Y sin lugar a dudas, aluciné cuando vi que lo que le pasa a mis clientas, las que confían en mi para volver a su punto de equilibrio, crear su plan de prevención y autocuidado y priorizar su bienestar, tenía nombre y no son unas impostoras. Son «la chica buena».

Abro calendario en mayo para trabajar contigo y tu «chica buena».

Reserva tu llamada aquí:

Plan de prevención y autocuidado que toda emprendedora debería tener

Hoy quiero hablarte de algo muy importante, y se trata del plan de prevención y autocuidado para tu negocio.

Si llevas tiempo emprendiendo sabrás que no es una tarea fácil, y mucho menos cuando gestionas tu negocio online.

Durante los últimos años se ha normalizado trabajar desde casa, y, con el aumento del coste de la vida, tras la expulsión del mercado laboral convencional e incluso, en busca de una mayor conciliación con la vida familiar, muchas personas deciden crear su propio negocio para poder ganarse la vida haciendo de sus pasiones y habilidades un modo de vida.

Pero, como bien decía al principio, emprender no sólo es abrirse una cuenta en instagram o tiktok, abrir un zoom y crear un link de pagos, ya que tiene sus beneficios y sus obligaciones.

Emprender desde casa es tener un negocio, y como tal, para que sea un negocio que funciona conlleva concretar ciertas áreas básicas (además de regularlo y pagar impuestos).

Cuando observas como se mueve el mundo del emprendimiento, te das cuenta que la mayoría de las personas que deciden trabajar por cuenta propia tienen un plan estratégico de marketing y negocio, cuida sus finanzas y trabajan en sus ventas.

Pero hay algo que se les escapa y es básico: el plan de prevención de riesgos laborales.

plan de prevención y autocuidado

El plan de prevención de riesgos laborales.

Un plan de riesgos laborales analiza y evalúa los riesgos y peligros que pueden existir durante la jornada laboral, con el objetivo de prevenir accidentes de trabajo, enfermedades profesionales y, mejorar tanto el bienestar como la salud de los trabajadores.

Según la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales, y su normativa de desarrollo, sólo es obligatorio para aquellas empresas que han sido constituidas como tal de forma jurídica o para autónomos con trabajadores a su cargo, e incluye a aquellas personas que trabajan a distancia, que también tienen derecho a la protección en materia de seguridad y salud en el trabajo.

Aun así, considero que toda persona que se dedique al mundo de los negocios lo debería tener.

Pero, ¿tu lo haces en tu negocio digital?

¿Qué es un plan de prevención y autocuidado para negocios digitales?

El plan de prevención y autocuidado para negocios digitales viene a cubrir ese hueco aunque no lo dicte la norma.

Con él, podrás documentar y prevenir los riesgos asociados al trabajo como puede ser una lumbalgia sobrevenida por una mala higiene postural, el tan temido burnout que la mayoría de trabajadores digitales experimenta o las enfermedades profesionales que se puedan asociar a ello.

Además, al incluir el autocuidado en tu día a día no se queda guardado en un cajón a la espera de que ocurra alguna desgracia en tu puesto de trabajo, ya que trabajas con ello en pro de tu bienestar.

¿Qué tiene que ver este plan de prevención y autocuidado con tu negocio como emprendedora?

Pues, para empezar, las mujeres emprendedoras tenemos mayores dificultades para mantener el equilibrio entre nuestro negocio y la vida personal, algo que se agudiza al estar trabajando desde casa.

La razón es simple.

Esto se debe a que los mandatos socioculturales, nuestras creencias y vivencias han puesto sobre nuestros hombros la gran parte del peso de la casa, y, se hace complicado poner límites a la hora de gestionar el tiempo que le dedicamos a nuestro negocio, mantener la casa y, priorizar nuestro bienestar.

Al preguntar a cualquier emprendedora digital es habitual que te diga cualquiera de estas respuestas:

  • No sabe dónde está el límite.
  • Sienten mayor culpabilidad si dedican más tiempo a su negocio o su familia.
  • Dedican muchas horas de su día a día para llegar justas a fin de mes.
  • No priorizan su bienestar porque tienen que comer.
  • No desconectan del negocio ni tienen desconexión digital.
  • Están exhaustas porque apenas dedican tiempo a su descanso.
  • Van como pollo sin cabeza o están a punto de tirar la toalla.
  • No le dedican el tiempo suficiente a su negocio porque pasan el tiempo cumpliendo con los deseos y expectativas de los demás.
  • Lo que han aprendido a lo largo de su vida pesa tanto que les es imposible cambiar la perspectiva.
  • Se olvidan de si mismas y de lo que tienen apuntado en su agenda.
  • Se han acostumbrado a ocupar el papel secundario en su vida.
  • Se silencian por no incomodar.
  • Sienten que nadie las ve.

Por ello, el eje central del plan de prevención y autocuidado es este último.

Con este plan, el autocuidado se pone en el centro para llevar a la práctica una actividad diaria que hacemos por y para nosotras mismas de forma preventiva, ya sea eligiendo alimentarnos con comida más saludable, moviendo nuestro cuerpo, socializando más o gestionando nuestras emociones.

Y como consecuencia, priorizas tu bienestar y la forma en la que ves las cosas cambia.

Mi propuesta.

Con mi propuesta de valor, vas a trabajar durante 6 sesiones en lo siguiente:

  1. Conocer tu punto de partida y como gestionas tu tiempo.
  2. Desmontar aquellas creencias (adquiridas o propias) que te impiden conseguir tus objetivos.
  3. Aprender a gestionar las trasgresiones y establecer límites.
  4. Liderar desde tu esencia y poner en valor tu talento.
  5. Aprender a gestionar tu creatividad y resolver problemas.
  6. Creación de tu propio proceso y plan de acción.

Si sientes que ha llegado la hora de tener tu propio plan de prevención y autocuidado personalizado para priorizar tu bienestar, liderar desde tu esencia y, lograr el equilibrio entre tu vida personal y profesional, reserva tu llamada aquí.

Lo que me mostró encanto sobre emprender

Sin lugar a dudas Encanto es la nueva sensación de disney y se ha colado entre las pelis favoritas de los más peques de la casa, por ello y como buena mama emprendedora tras haber perdido la cuenta de las veces que Ximena la ha visto en los últimos ¿dos meses? he decidido compartir contigo las lecciones que me ha enseñado esta peli sobre emprender y cómo puedes hacer para que tu mentalidad emprendedora se vea fortalecida tras el visionado de la peli.

¿Vamos allá?

Lo que me mostró Encanto sobre emprender

Cuando emprendes es necesario que tengas presente que:

No tienes siempre que:

No tienes siempre que ser fuerte, cuando emprendemos tendemos a cargar sobre nuestros hombros todo lo que podemos y más, sin darnos cuenta de que necesitamos en nuestro día a día momentos de “esparcimiento”, de relax y calma para poder afrontar todo lo que pueda surgir en el día sin tener que hacer “pop”.

También tienes que dar el paso y dejar de lado eso de ser perfecta siempre. Ya lo eres, sin necesidad de tener que estar desechando tus creaciones porque pienses que no van a gustarle a tu clientela. Prueba simplemente a hacerlo, dejando espacio a la improvisación y a ser tu misma.

¿Sabes lo que desgasta querer tener todo bajo control? Sobre todo, cuando en tu día a día pueden surgir imprevistos. Deja espacio a estos últimos y, disfruta el momento.

Aleja de ti:

Recuerda que el miedo, cuando te empuja a hacer las cosas es bueno. El problema viene cuando ese miedo te paraliza, te limita y te hace salir corriendo. ¿No crees que va siendo hora de alejarlo de ti?

También, aleja las mil dudas que vendrán sobre tu saber hacer. Si tu sabes hacerlo, ¿por qué dudas de tu valía? Eso no te ayudará para nada.

Quiero hacer mención especial para el ruido exterior. Cuando se emprende, gurús y expertos te dirán lo que tienes que hacer, repitiendo el patrón que siguen sus mentores para que tu lo calques y al final todo sea un cúmulo de copias… ¿Quieres sobresalir siendo original? Deja de lado la infoxicación y, escucha a tu intuición.

Al emprender, date permiso para:

Como emprendedora, debes darte permiso para aprender en todos los sentidos: ya sea sobre tu especialidad cómo sobre algo que te ha gustado siempre, todo aprendizaje lo podrás incorporar a tu negocio.

Si tu idea inicial no funciona, no te aferres a ella y muta. Hoy en día, quien triunfa al emprender es quien sabe pivotar a tiempo, quien decide reinventarse si ve que lo que está haciendo no funciona.

Además, date permiso para cuidarte: a través de una comida sana y rica, y si puedes salir a caminar o hacer deporte, ¡Hazlo!

Por último, la enseñanza más importante:

Nunca, nunca dejes de creer en ti, en tu negocio y tu saber hacer. Eres única, y, por ello, merece la pena todo el esfuerzo que haces al emprender.

Por cierto, ¿crees que me he dejado alguna enseñanza en el tintero? ¿Añadirías alguna más?

Qué formación reglada tienes que elegir si quieres emprender

La formación es muy importante cuando decides emprender la fascinante aventura de trabajar en tu propio negocio.

De hecho, puedes encontrar multitud de formaciones, tantas como tu imaginación crea posible, tanto de forma presencial como online.

También encontrarás aquellas que te darán un titulo (pasando por la universidad, cámaras de comercio de tu cuidad o escuelas de negocio).

E incluso, otras que, a pesar de no conllevar la regularización (a través del ministerio) que un título requiere, quizás puedan ajustarse a tus necesidades más que las anteriores, como las que puedes encontrar en esta web.

Sin olvidar que también puedes aprender de forma amateur viendo tutoriales en youtube o leyendo posts en blogs, sin necesidad de depender de formaciones de terceros o pasar por centros en los que los programas están establecidos per se.

Pero hoy, en este artículo, te voy a ahorrar tiempo contándote cual es la formación reglada más demandada por otras personas emprendedoras y empresarias y, razones por las que elegirlo.

formacion reglada

Qué formación reglada elegir

Cómo te he comentado antes, he estado investigando y, he descubierto que, una de las formaciones regladas más demandadas tanto por emprendedores como por empresarios, es estudiar un Executive MBA.

De hecho, yo misma obtuve mi Master de Administración y Dirección de empresas (con una calificación final de sobresaliente) en el año 2016.

Y en el siguiente apartado, te cuento por qué es buena idea estudiar un MBA.

Razones por las que elegir como formación un EMBA

Entre otras múltiples razones, estas son las más importantes:

Lograrás potenciar competencias y habilidades en gestión empresarial

Ya no vale sólo con adquirir, si no también hay que potenciar las competencias y habilidades en gestión empresarial porque, no todo el mundo vale para dirigir su propio negocio.

Capacidad de liderazgo

Sin liderazgo no hay negocio y aquí aprenderás a liderar y a tomar las riendas de tu negocio.

Conseguir motivación e incremento del espíritu empresarial

Si no te apasiona lo que haces, si no te motiva, ¿Cómo vas a lograr el éxito? Además, fomentar el espíritu emprendedor y/o empresarial es enriquecedor por todas partes, ya que te dará las claves para enfrentarte a los retos que surgirán durante el camino.

Aprendizaje y formación práctica

Porque el mundo de los negocios no es sólo teoría y la práctica es la mejor forma de aprender.

Networking

Sin lugar a dudas, es una de las mejores cosas. ¡Conocer gente y proyectos nuevos!

Experiencia enriquecedora

Y más si se trata de formación presencial.

Tener tu titulación

Aun hoy en día hay muchas personas que buscan tener una titulación y un diploma. Ya no por ellas, si no, porque hay ocasiones en las que sus clientes lo requieren. Por ello, hacer un EMBA te dará la titulación adecuada en este sentido.

En conclusión…

Tras mi investigación, puedo decirte que estudiar un EMBA en Madrid es una opción muy interesante si lo que buscas es un aprendizaje práctico, crear relaciones con otras personas que tienen un objetivo similar al tuyo, vives en la capital y te gustaría hacerlo de forma presencial.

3 herramientas online que me facilitan la vida como emprendedora

Este mes de agosto El de Nika cumple ocho años, en los que pasó de ser un simple blog a una web más profesional, y, hoy te quiero hablar de mis tres herramientas online favoritas, las que durante los últimos años me han dado muchas alegrías y me han facilitado la existencia.

Porque al final, cuando emprendes tienes que tener en cuenta que no todo es tener una idea de negocio y ya, si no que también tienes que conocer y dominar ciertas herramientas del mundo online que puedan facilitarte la vida, y más cuando eres mamá.

herramientas facilitan vida emprender

Mis 3 herramientas online favoritas

Podría hacer un listado más largo, pero, te voy a hablar del mínimo viable que se necesita cuando tienes una web/blog profesional y te diré las que yo utilizo, eso si, aprovecho para avisarte que todas incluyen un link de afiliados y si te interesa adquirirlas a mi me haces más feliz porque recibo un % de la venta y tu no pagas más por ello.

Hosting: host-fusion

El hosting es el lugar donde se aloja una web.

Actualmente y desde hace dos años El de Nika se aloja en host-fusion, y estoy muy contenta con ellos ya que por un fallo estuve a punto de perder toda mi web y me ayudaron a recuperarla en un abrir y cerrar de ojos. Si te interesa, ahora tienen un 15% de descuento al contratar sus servicios incluyendo el Código HF15 en la cesta de la compra.

E-mail marketing: Active Campaign

Sin duda, mi herramienta favorita y que utilizo a diario (o al menos casi todos los días de la semana).

Active Campaign es la plataforma de e-mail marketing en la que confío desde hace años y estoy super contenta con ella, por ello te la recomiendo con los ojos cerrados.

Plantilla web: Divi

La plantilla que utilizo en esta web es Divi, combina elegancia y sencillez a la hora de trabajar con ella. Es tan fácil de utilizar que, incluso sin tener idea de programación te puede quedar una web bonita y resultona en nada de tiempo. Si te interesa, aquí puedes adquirirla.

Hay más herramientas online

Te aseguro que utilizo más herramientas a utilizar para poner en marcha tu negocio, pero hoy, te quería hablar de las 3 mínimas que se necesitan.

Por cierto, si quieres fluir con tu negocio, apúntate a la newsletter:

× ¿Necesitas ayuda?