De un tiempo a ésta parte, ha crecido el número de personas que se interesan por llevar una vida más lenta, más orgánica y más saludable. Se conoce como el movimiento SLOW.

El movimiento lento es una corriente cultural que promueve calmar las actividades humanas. Propone tomar el control del tiempo en vez de someterse a su tiranía, dando prioridad a las actividades que redundan en el desarrollo de las personas, encontrando un equilibrio entre la utilización de la tecnología orientada al ahorro del tiempo y el tomándose el tiempo necesario para disfrutar de actividades como pasear o socializar. Los ponentes de este movimiento creen que, aunque la tecnología puede acelerar el trabajo, así como la producción y distribución de comida y otras actividades humanas, las cosas más importantes de la vida no deberían acelerarse. (Wikipedia)

No es extraño que tras años de consumismo, de vida acelerada y de cuadros de estrés, las personas cada vez queramos llevar una vida más natural.

Prácticas como el Mindfulness, la meditación, el yoga… están en auge, y lejos de ser una moda, se han convertido en un acto de toma de conciencia sobre la vida que llevamos.

En los años que llevo ejerciendo como psicóloga cada vez son más los niños con ansiedad (algo antinatural totalmente). Niños con cuadros clínicos más propios de los adultos estresados, con horarios saturados y sin tiempo de jugar.

Mi propósito con éstas líneas no es otro que presentaros la oportunidad que Nika me ha dado en su blog de acercaros pequeñas pautas para disfrutar más de las pequeñas cosas, esas que no rodean y pasan desapercibidas, las que dan sentido a los días que pasan y se nos escapan entre los dedos.

No es una cuestión de cambiar y volvernos monjes tibetanos, ni mucho menos. Es cuestión de vivir de manera más consciente, menos automática y escuchando lo que nuestro cuerpo nos dice.  Y aprender a vivir en el presente, sin tantas preocupaciones y con menos culpa pasada arqueando nuestra espalda.

Una vez al mes escribiré acciones concretas, que si vas implementando poco a poco en tu vida, harán de ésta un camino más apacible y con un paisaje espectacular. Serán ejercicios sencillos. Muy sencillos. Te parecerán poco al principio, pero te prometo que lo difícil es hacerlos de manera constante. Aunque lo que de verdad te va a sorprender van a ser los resultados (te lo garantizo).

Y sin más, para despedirme te voy a dar el primer ejercicio para empezar a vivir de manera más plena:

 

Dale aquí

Estoy encantada de conocerte. Nos vemos en un mes.

Iratxe

Soy Iratxe Bolaños, de Capacidad Positiva: psicóloga, coach, formadora, entusiasta, decidida y honesta. La psicología y las emociones son mi vocación. No me veo haciendo otra cosa y no entiendo mi trabajo sin entenderlo que siente el otro. Durante mi vida, he aprendido que mi medio natural es el cambio, y después de haber vivido en Italia, Inglaterra y diferentes provincias de España, he decidido vivir en un pueblo de Soria de 20 habitantes. Imagínate lo que ha supuesto esta andadura… Tomar decisiones muy a menudo y ser feliz con ellas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: