¡Buenos días y feliz miércoles!

Tenía previsto para hoy publicar otra entrada pero he decidido posponerla. ¿El motivo?

No estaba muy centrada en lo que «quería» escribir y en mi cabeza ha empezado a sonar esta idea y ni me lo he pensado, he decidido darla prioridad porque realmente es un pequeño homenaje, mi homenaje.

Y es que ayer se celebró un triste aniversario que nunca olvidaremos.

Tal día como ayer hace diez años nos levantamos con una terrible noticia: una acción terrorista pretendía volar por los aires la estación de Atocha a primera hora de la mañana, justo cuando más transito de viajeros hay en ella.

11m
Imagen encontrada en Google Imágenes

Por suerte y gracias a la impuntualidad de Renfe, no entraron todos los trenes a la misma hora en la estación y la catástrofe no fue mayor.

Por suerte, muchos estudiantes no iban a la universidad ese día porque había huelga de profesorado y muchos profesores dijeron «chic@s, no vengáis mañana a clase».

Por suerte muchos aun pueden contarlo.

Sin embargo todos los que recorríamos Atocha entre las 7:00 y las 8:30 de la mañana a diario en esa época seguimos teniendo en mente a esas 192 personas que hace diez años se fueron, aquellas 192 personas a las que les arrebataron la vida.

Seguimos recordando el día que cambio nuestra forma de viajar en transporte público y no se vosotr@s, pero yo aun sigo recordando el olor de las velas que muchos pusimos tanto en los andenes como en la estación días después.

Y es que aun recuerdo que ese día me quedé durmiendo un poquito más porque había huelga de profesores (como ya os he comentado antes), y no eran ni las ocho de la mañana cuando me sonó el móvil…

Mis padres, mi hermana (que sabía perfectamente que no iba a ir a clase pero con los nervios no se acordó), mis abuelos, amig@s… llamadas y mensajes preguntándome dónde estaba, si estaba bien, etc.

Se que no me habría pillado porque cuando pasaba por Atocha en el horario de mañana eran las 8:15 o y 20, además yo iba desde el centro hacia la periferia.

Aun así, me tiré toda la mañana llorando, soy una persona muy sensible y empática y este tipo de situaciones me ponen muy triste.

Lo peor vino después, cuando el Lunes siguiente tuve que coger el cercanías para ir de nuevo a clase lo pasé terriblemente mal, ya que pasar por Atocha se me hacía duro, de hecho, ese primer día que cogí el tren tras los atentados, aun se podía ver en las vías la carcasa de uno de los trenes y eso realmente me marcó.

Como os podéis imaginar, mi forma de viajar en tren cambio completamente desde entonces.

Además, cuando se acerca esta fecha me pongo un poquito más «tontita» recordando todo lo sucedido y todos los once de marzo, enciendo una vela blanca mientras una chispa de mi recuerdo va hacia ellos, hacia las victimas que resultaron heridas y fallecidas ese día porque ese once de marzo todos íbamos en ese tren.

¿Dónde estabas tu ese día? ¿Hiciste algo fuera de lo normal? ¿Aun lo recuerdas como si fuera ayer? ¿Ha cambiado tu forma de utilizar el transporte público?

Un beso enorme,
Nika.

 

PD: Para mi hablar sobre este tema se me hace muy duro aunque hayan pasado diez años, y es un homenaje a todos aquellos que viajaban en ese tren y a todas las víctimas que hubo en el mismo. Por ello, te pido perdón de todo corazón si te ha molestado o parecido ofensivo.

¿Te gustaría enterarte de todas las novedades?

Sólo por suscribirte recibirás el ebook "5 pasos clave para positivizar tu emprendimiento", contenido exclusivo y te enterarás la primera de todas las novedades.

¡Gracias por suscribirte! Recuerda confirmar tu correo electrónico (si no lo encuentras revisa la carpeta spam o promociones) y añadir la dirección a tu lista de correo para recibir el ebook y empezar a estar al día de todas las novedades ;)